Siria e Irak son incubadoras de armas de control remoto

Uncategorized September 9, 2016 0

A la izquierda, ametralladora operada por milicias chiítas iraquíes. A la derecha, ametralladora de control remoto MG3 kurda. Fotos del Centro de Estudios Militares...
A la izquierda, ametralladora operada por milicias chiítas iraquíes. A la derecha, ametralladora de control remoto MG3 kurda. Fotos del Centro de Estudios Militares Extranjeros del Ejército de Tierra estadounidense

Seguramente las armas teledirigidas se van a multiplicar considerablemente

por ROBERT BECKHUSEN

La guerra civil en Siria genera muchas máquinas de matar teledirigidas de fabricación casera, fusiles de sniper y ametralladoras, que el tirador puede accionar a distancia con solo presionar un botón.

Resulta habitual encontrarse armas de control remoto en los ejércitos de todo el mundo. Estados Unidos cuenta con miles de estas armas montadas sobre carros de combate y otros vehículos blindados. El Cuerpo de Infantería de Marina estadounidense está probando un robot denominado MAARS que monta una ametralladora media, y también en Corea del Sur, Israel y Rusia han visto la luz otros robots armados.

Pero su adopción por parte de grupos rebeldes supone toda una innovación que surge de mezclar guerra con cámaras y ordenadores baratos. Los dispositivos suelen utilizar cables para conectar las armas a sus estaciones de control. Arma aparte, el conjunto completo sólo cuesta unos pocos cientos de dólares de los componentes comerciales y requiere unos pocos conocimientos técnicos.

Después es sólo cuestión de apuntar el arma, ahora ya teledirigida, con un joystick, gamepad o teclado y activar el mecanismo de disparo.

Se trata de un medio muy eficaz para negarle una zona al enemigo mientras uno permanece a cubierto de sus fuegos.

Ten en cuenta que en la guerra supone un suicidio no suprimir las ametralladoras de tu enemigo antes de maniobrar. Dado que no resulta nada fácil suprimir un arma teledirigida, el trabajo de una fuerza atacante se hace aún más difícil.

Aunque este tipo de armas no resulta nada nuevo en el campo de batalla de Siria, un informe publicado en agosto por el Centro de Estudios Militares Extranjeros [Foreign Military Studies Office] del Ejército de Tierra estadounidense hacía referencia a 20 armas teledirigidas distintas vistas en Irak y Siria, cuyo origen se encuentra en grupos armados específicos.

Los autores, Robert Bunker y Alma Keshavarz, dejaron fuera de este informe aquellas armas que se podían ver en vídeos y fotografías pero sin que se pudiera identificar a sus usuarios.

Un rebelde del Ejército Libre Sirio (ELS) con un StG-44 de control remoto. Fotos del Centro de Estudios Militares Extranjeros del Ejército de Tierra estadounidense

Bunker y Keshavarz hacen varias observaciones interesantes. El primer y más prolífico usuario de estas armas teledirigidas ha sido el Ejército Libre Sirio (ELS) que opera dentro y alrededor de la ciudad de Alepo, pero este tipo de armas también se ha extendido a milicias chiítas y combatientes kurdos en Irak y a grupos rebeldes yihadistas, incluido el Estado islámico.

“Según estos casos, y otros no mencionados, resulta evidente que terroristas e insurgentes están recurriendo cada vez más a armamento teledirigido para apoyar y aumentar sus fuerzas en combate”, explicaban los autores del informe. “Este es concretamente el caso en la zona de Alepo en Siria, que se ha convertido en una ‘incubadora de experimentos’ de estos sistemas”.

Las consecuencias van más allá del campo de batalla, ya que por lo general es sólo una cuestión de tiempo antes de que armas de guerra lleguen al mundo civil.

Presenciamos una demostración letal de este fenómeno en julio cuando la policía de Dallas utilizó un robot de desactivación de bombas equipado con explosivos para acabar con el asesino de policías Micah Johnson.

La ingeniería a medida que se encuentra detrás de estos robots armados cuenta con una exposición completa en Siria. Bunker y Keshavarz cuentan cómo el ELS en Alepo desplegó un fusil FAL con una cámara adosada cuyo “tirador” se sentaba en una silla de plástico a unos metros de distancia con un ordenador portátil en el que podía ver a través del visor del fusil.

La calidad, y precisión, pueden variar. Una ametralladora teledirigida tipo PK que utilizó el ELS en Alepo en 2013 no tenía visor. Las versiones móviles, entre las que se incluyen dos ametralladoras del ELS montadas sobre cadenas y un dispositivo móvil fabricado por los caballeros Al Sunna vinculados a Al-Qaeda, resultan ridículamente primitivas.

Algunas de estas armas parece que van a desmontarse en cualquier momento.

Y estos tipos de armas son tan variados como las armas de fuego vistas en el conflicto. Los peshmerga kurdos crearon una MG3 teledirigida, ametralladora alemanta cuyos orígenes se remontan a los años 1940. En septiembre de 2013 los rebeldes del ELS en Alepo incluso convirtieron un StG-44 alemán que data de la Segunda Guerra Mundial en un fusil de sniper de control remoto.

Algunas de estas armas parecen muy precisas, ya que van soldadas a plataformas de acero, lo que les confiere una gran estabilidad, y a base de servomotores se le da movimiento al arma.

“En muchos casos, si no en todos, se valen de técnicos e ingenieros expertos para crear robots que funcionen como armas de control remoto”, dicen Bunker y Keshavarz en su informe.

“Cabe preguntarse hasta dónde podrían llegar si dispusieran de mejores materiales, posiblemente a fabricar algo que realmente podría equipararse al armamento desarrollado por Estados Unidos”.

Pero difícilmente va a haber insurgentes que cuenten con la misma capacidad para desplegar armas teledirigidas que un país. Las armas en Siria e Irak son de fabricación casera y no producidas en serie. Y los ejércitos tienen mucho más dinero para gastar en investigación y desarrollo.

Aún así, que los insurgentes fabriquen sus propias armas teledirigidas, mejores o peores, se trata de algo que debería preocupar a los militares estadounidenses como realidad creciente que es en la guerra moderna.

“A medida que se intensifica el conflicto”, explicaban los autores, “resulta muy probable que se utilicen más armas de este tipo”.

Traducido por Jorge Tierno Rey, autor de El Blog de Tiro Táctico.

  • 100% ad free experience
  • Get our best stories sent to your inbox every day
  • Membership to private Facebook group
Show your support for continued hard hitting content.
Priced at $19.99 per year, the first 200 people to sign up will receive a free War is Boring T-Shirt.
Become a War is Boring subscriber