Sí, puedes comprarte tu propio carro de combate T-72 o tu propio sistema de defensa aérea

WIB land July 25, 2016 War Is Boring 0

Carro de combate T-72 búlgaro. Foto del Ejército de Tierra estadounidense Redfish, con su sede en San Antonio (Texas, EE.UU.), es una empresa fuera...
Carro de combate T-72 búlgaro. Foto del Ejército de Tierra estadounidense

Redfish, con su sede en San Antonio (Texas, EE.UU.), es una empresa fuera de lo común

por DAVE MAJUMDAR

¿Necesitas un sistema de defensa con misiles tierra-aire de diseño soviético para disuadir a tus vecinos? Si es así puedes acudir a una pequeña empresa estadounidense de venta de armas llamada Redfish Trading Company, que vende un sistema Buk-MB al completo, modificación bielorrusa del sistema de defensa aérea SA-11 Gadfly original de la era soviética, a quien quiera pagarlo.

La información que remitieron por correo electrónico incluía un folleto detallado en el que se describían las características técnicas del arma así como una animación de la empresa Almaz-Antey en la que se resaltan las capacidades del sistema de defensa aérea integrada en capas de Rusia.

“En el caso de que le interese o sepa de alguien que lo esté, disponemos del sistema BUK al completo listo para su exportación”, escribió Jesse Clements, director general de la empresa con sede en San Antonio (EE.UU.), en un correo electrónico del pasado 9 de julio. “Se diseñó para el Ministerio de Defensa de un determinado país que finalmente no pudo conseguir la financiación. La fecha de fabricación es de hace 2 años. Se requiere la autorización del Ministerio de Asuntos Exteriores [Department of State] de EE.UU.”.

Clements añadía que Redfish también dispone en su inventario de más de 100 carros de combate T-72 actualizados para su venta a quien pueda pagarlos. “También disponemos de más de 100 unidades de T72 actualizados/modificados a la versión T73 B3 (sic)”, escribió Clements.

Aunque el hecho de que Redfish asegure que dispone de la versión B3 del T-72 suscitara cierto escepticismo (lo cierto es que un destacado experto en asuntos militares rusos mencionó que Moscú no exporta la versión T-72B3, que queda reservada a las fuerzas rusas), este tipo de acuerdos de venta de armas no resultan tan extraños como uno se podría imaginar.

El gobierno de Estados Unidos cuenta con procedimientos que permiten la exportación de tales artículos, incluido material militar de alta gama, a terceros, según algunos expertos.

Carro de combate T-72 del Ejército de Tierra indio. Foto de Cell105/Flickr

Un ejemplo de ello es la empresa Century Arms, que fue falsamente acusada de suministrar armas a los terroristas que perpetraron los ataques de París en noviembre de 2015. El modelo de negocio de Century Arms consiste en la importación de armas de la era soviética para después revenderlas tanto a compradores estadounidenses como extranjeros.

Si bien Century Arms se dedica principalmente a las armas portátiles, se sabe de empresas privadas que venden a terceros armamento y material de alta gama como pueden ser aviones de combate antiguos. Sin embargo, la venta de armamento y material militar moderno de alta gama resulta muy poco habitual.

“Hay empresas estadounidenses que exportan desde EE.UU. armas procedentes del extranjero. Creo que las adquieren fuera de EE.UU., las almacenan aquí y luego las exportan”, comentó William Hartung, director del proyecto armas y seguridad del Centro para la Política Internacional [Center for International Policy].

“De lo que no estoy tan seguro es de si una empresa con sede en EEUU necesitaría una licencia para realizar una transacción en la que el armamento y material en cuestión nunca llegan a tocar suelo estadounidense”.

No obstante, según la página web de Redfish, la empresa se esfuerza por obtener la autorización pertinente del gobierno estadounidense para vender cualquiera de los miles de productos que ofrece. Estos productos abarcan todo el espectro de armamento y material militar desde armas portátiles hasta carros de combate y artillería, pasando por buques y aviones de combate hasta llegar a sistemas de defensa aérea completos e incluso satélites.

“Los procedimientos de Redfish Trading Company para la exportación de sus productos varían en función de la ubicación de los usuarios finales, los plazos de entrega y los requisitos específicos de cada entrega”, afirma la empresa en su página web.

“Antes de que se pueda consumar una exportación el usuario final ha de remitir a Redfish Trading, LLC un certificado de usuario final totalmente relleno para cursar la solicitud de autorización de la venta ante la Dirección General de Armamento y Material del Ministerio de Asuntos Exteriores de EE.UU. y queda sujeto a los objetivos de la política de conformidad de la empresa. La Dirección General de Armamento y Material del Ministerio de Asuntos Exteriores de EE.UU. decidirá en cada caso si autoriza el usuario final y quién recibirá la exportación”.

Redfish no es más que una de las muchas empresas que venden armamento y material militar por todo el mundo dentro del turbio sector de la venta de armas. Mientras que la mayoría de estas empresas se dedican a la venta de armas portátiles, hay algunas como Redfish que exportan artículos más grandes, tales como carros de combate y aviones de combate.

Pero independientemente de que Redfish asegura ceñirse estrictamente a la normativa, en este sector existen muchas otras empresas que podrían no cumplirlas tan estrictamente.

A decir verdad algunos de los expertos con los que hablé cuestionaron hasta qué pundo podía ser legítima una empresa como Redfish.

“Resulta extraño que remitan una nota sobre este asunto en un correo electrónico masivo, como parece indicar la forma de saludar ‘Hola amigos y asociados’. Por cierto, tienen una página web muy completa, que incluye una relación de las categorías comprendidas en la lista de artículos relacionados con Defensa de EE.UU. [United States Munitions List (USML)], lo que sugiere que conocen bien la legistación y normativa sobre la importación y exportación de armamento”, comentó Hartung.

Resulta difícil medir la legitimidad de Redfish y su modelo de negocio, pero esto solo representa una pequeña visión de un mundo por lo general oscuro.

Este artículo fue publicado por primera vez en The National Interest. Artículo traducido por Jorge Tierno Rey, autor de El Blog de Tiro Táctico.


  • 100% ad free experience
  • Get our best stories sent to your inbox every day
  • Membership to private Facebook group
Show your support for continued hard hitting content.
Priced at $19.99 per year, the first 200 people to sign up will receive a free War is Boring T-Shirt.
Become a War is Boring subscriber