Los Países Bálticos continúan comprando fusiles alemanes poco fiables

WIB land September 5, 2016 0

Un soldado de infantería mecanizada de Lituania sale de un vehículo blindado de personal M-113 en 2015. Lleva un fusil G36. Foto del Ejército...
Un soldado de infantería mecanizada de Lituania sale de un vehículo blindado de personal M-113 en 2015. Lleva un fusil G36. Foto del Ejército de Tierra estadounidense.

El G36 todavía tiene clientes a pesar del escándalo que supuso la revelación de sus problemas de sobrecalentamiento

por ROBERT BECKHUSEN

El ejército de tierra alemán comenzará la sustitución de sus fusiles de asalto G36, en su totalidad, en 2019 debido a problemas de fiabilidad. Pero eso no ha desanimado a los Países Bálticos a la hora de adquirirlos. De hecho, Letonia y Lituania están comprando ahora más que antes dado que el resurgimiento de Rusia plantea una seria amenaza a la seguridad.

Hace poco las Fuerzas Armadas de Lituania anunciaron que iban a comprar G36s por un valor de 14 millones de dólares, modernizados con culata, guardamanos y raíles nuevos, y también lanzagranadas de 40 milímetros acoplables al fusil, para recibirlo todo en 2017.

“Nuestra decisión se basa en los datos de prueba que hemos obtenido y que nuestros aliados han compartido con nosotros, así como en nuestro deseo de contar con un único tipo de arma principal para el fusilero de las Fuerzas Armadas de Lituania”, dijo el ministro de Defensa Jouzas Olekas.

En marzo el gobierno de Letonia anunció que continuaría armando a sus soldados también con G36s.

Pero el G36, un fusil de asalto en calibre 5'56 milímetros fabricado por Heckler & Koch, no resulta del todo fiable en combate. Ligero y endeble debido a las piezas de plástico de mala calidad, puede deformarse cuando se somete a altas temperaturas, tirando por tierra la precisión del fusil.

Si realizas un disparo con un G36, no vas a tener ningún problema. Pero si disparas mucho, como suelen hacer los soldados en combate, se va a generar mucha presión y calor. Los problemas de precisión del fusil empeoran y pueden suponer un auténtico desastre en condiciones de calor suficiente.

Tropas lituanas con fusiles G36 se adiestran junto con soldados estadounidenses en abril de 2016. Foto del Ejército de Tierra estadounidense.

Resulta aún peor en un entorno como el verano afgano, en el que los soldados alemanes descubrieron la notoria tendencia del G36 a sobrecalentarse.

Durante una emboscada en Afganistán el Viernes Santo de 2010, 32 paracaidistas alemanes fueron atacados por los Talibán en lo que fue el combate más intenso en el que se hayan visto nunca tropas alemanas desde la Segunda Guerra Mundial. Durante aquel combate los fusiles de los paracaidistas se sobrecalentaron y tres soldados murieron.

La noticia se convirtió en un escándalo tremendo para el gobierno alemán y supuso que la Bundeswehr [Fuerzas Armadas alemanas] se deshiciera de esas armas para siempre. Sin embargo, puede que los Países Bálticos no pretendan deshacerse del G36 para buscar un fusil nuevo tan poco tiempo después de haberlo adoptado como fusil reglamentario.

Pero aquí también hay algo de prisa.

Lituania y Letonia comparten fronteras con Rusia y el fuertemente militarizado enclave ruso de Kaliningrado. Si el Kremlin lo ordenara las fuerzas rusas podrían invadir ambos países en cuestión de días, una preocupación realista después de la invasión rusa de Crimea y el Este de Ucrania.

Las interceptaciones aéreas sobre el Mar Báltico entre cazas rusos y de la OTAN resultan actualmente un incidente frecuente. Y la alianza occidental ha reforzado su presencia militar mediante la realización de grandes maniobras militares y el desplazamiento de miles de soldados a la zona.

No obstante, dejando a un lado la urgente necesidad de fusiles, existe cierto escepticismo en los Países Bálticos sobre si el G36 aguantaría en el caso de una guerra real, en lugar de solo prepararse para ella.

En 2015, la Unión de Fusileros Lituanos, una milicia financiada por el Estado, adoptó fusiles HK416 y HK417, similares a la carabina M-4 estadounidense, en lugar del G36. Éstos son buenos fusiles y el Ministerio de Defensa alemán también los está adquiriendo para sus fuerzas desplegadas como sustitutos provisionales de los G36s.

Letonia y Lituania adoptaron el G36 en 2006 y 2007, respectivamente, para sustituir al fusil de fabricación sueca AK-4. Estonia cuenta con un reducido número de G36s para sus comandos pero dispone del IMI Galil de fabricación israelí para la mayor parte de su infantería.

A pesar de todo existe al menos un aspecto positivo para usar el G36. La región del Báltico se caracteriza por un entorno más frío, mucho más frío, que el verano afgano.

De ahí que los fusiles del último pedido lleven culatas nuevas. “Únicamente se ha informado de ligeros problemas técnicos [con el G36]”, se publicó en Sargs, un blog militar de Letonia. El principal problema radica en “los defectos de la culata de plástico al usar el fusil de asalto en un clima frío”.

Traducido por Jorge Tierno Rey, autor de El Blog de Tiro Táctico.

  • 100% ad free experience
  • Get our best stories sent to your inbox every day
  • Membership to private Facebook group
Show your support for continued hard hitting content.
Only $19.99 per year and for a limited time, new subscribers receive a FREE War Is Boring T-Shirt!
Become a War is Boring subscriber