Las armas más furtivas de Estados Unidos

WIB air August 2, 2016 0

No solo aviones militares pasan inadvertidos por KYLE MIZOKAMI El furtivismo , o la idea de reducir la capacidad del enemigo para detectar un arma,...

No solo aviones militares pasan inadvertidos

por KYLE MIZOKAMI

El furtivismo [stealth], o la idea de reducir la capacidad del enemigo para detectar un arma, lleva presente entre nosotros desde que el primer hombre de las cavernas le cosió un bolsillo a su ropa y escondió una piedra dentro.

Miles de años después, con la capacidad para detectar objetos sobre el terreno, en el aire y bajo el mar mediante radiación electromagnética, ocultar armas a la vista de otros se ha convertido en algo mucho más difícil. La idea de construir un avión invisible a las ondas de radar no se desarrolló hasta que se comprendió perfectamente el comportamiento del radar respecto a la forma de los objetos.

El físico ruso Piotr Ufimtsev publicó una serie de documentos sobre la predicción de la reflexión de las ondas electromagnéticas, ondas de radar. La Unión Soviética no fue consciente de la importancia de sus trabajos y tradujo muchos de ellos al Inglés.

Pero los ingenieros aeronáuticos de Lockheed sí fueron conscientes de ello y a partir de ahí extrapolaron una teoría adecuada para la reducción de la sección transversal radar de una aeronave. El resultado fue el “caza” furtivo [stealth] F-117A Nighthawk. Desde entonces el furtivismo [stealth] ha sido una parte integral de toda aeronave táctica desplegada por Estados Unidos. Aquí tienes cinco de las armas de guerra furtivas [stealth] más letales.

SR-71. Foto de la NASA

SR-71 Blackbird

Mundialmente famoso por tratarse del avión más rápido que se haya construido nunca, el SR-71 resulta menos conocido por sus características como avión furtivo [stealth]. El SR-71, que volaba a una velocidad de crucero de 3'2 Mach, fue una de las primeras aeronaves en incorporar múltiples características de furtivismo [stealth] en su diseño.

El SR-71 realizó su primer vuelo en 1962 e incorporaba cuatro características de furtivismo [stealth] en su diseño. En primer lugar, toda su superficie estaba diseñada para evitar que se reflejaran las ondas de radar. En segundo lugar, las alas de la aeronave, la cola y el fuselaje estaban fabricados con materiales compuestos, junto con titanio, que tenían la propiedad de absorver las ondas de radar. En tercer lugar, los tremendos motores con postcombustión J-58, con sus enormes entradas de aire, se colocaron cerca del fuselaje del avión.

La cuarta característica que incorporaba el SR-71 era una pintura negra con unas diminutas esferas de ferrita de hierro incrustadas. La pintura, que le daba al SR-71 su característico aspecto de “mirlo” y contribuía a reducir la sección transversal radar del avión, costaba más de 100 dólares por litro. En conjunto el diseño furtivo [stealth] del SR-71 le confería una sección transversal radar de menos de 10 metros cuadrados. Para comparar, la sección transversal radar de uno de los primeros F-15 Eagle era de 100 metros cuadrados.

F-117 Nighthawk. Foto del Ejército del Aire estadounidense

F-117 Nighthawk

El F-117 fue el primer avión furtivo [stealth] operativo y erróneamente se le suele denominar “caza furtivo” [stealth fighter]. En realidad, al contrario de la creencia popular, el F-117 es un bombardero táctico sin capacidad aire-aire.

El F-117 fue desarrollado a partir del proyecto secreto Have Blue, del que salieron dos aviones demostradores de tecnología furtiva [stealth]. El avión Have Blue se centró en una baja firma de radar por encima del rendimiento aerodinámico y de hecho necesitó la tecnología fly-by-wire que se acababa de desarrollar para el F-16 para evitar que el avión perdiera el control en vuelo. En total se construyeron cincuenta y nueve cazas furtivos F-117 Nighthawk.

Durante los años 1980 se especuló mucho sobre la existencia del “caza furtivo” [stealth fighter], lo cual alcanzó su apogeo tras el accidente de un F-117 a las afueras de la ciudad de Bakersfield (California, EE.UU.) en julio de 1986. Los intentos por encubrirlo sólo sirvieron para aumentar el interés del público y en 1988 el Ejército del Aire estadounidense confirmó la existencia del avión.

El F-117 realizó su primer vuelo de combate en 1989 para bombardear varios objetivos durante la invasión de Panamá. Posteriormente en los años 1990 el F-117 participó en la Operación Tormenta del Desierto [Operation Desert Storm], donde realizó misiones nocturnas contra Bagdad y participó en operaciones de exclusión aérea sobre Irak. En 1999 los F-117 también realizaron misiones sobre Kosovo y en 2003 sobre Irak durante la Operación Libertad Iraquí [Operation Iraqi Freedom]. El F-117 abandonó el servicio activo en 2008.

B-2 Spirit. Foto del Ejército del Aire estadounidense

B-2 Spirit

En 1988 Northrop Corporation dio a conocer por primera vez la existencia del B-2 Spirit, que fue el primer bombardero estratégico de Estados Unidos furtivo [stealth] de verdad. Su diseño sin cola se concibió para reducir al mínimo la firma de radar de la aeronave, lo que le permitiría atravesar las defensas aéreas soviéticas durante una hipotética guerra nuclear.

El final de la Guerra Fría dejó sin justificación un pedido a gran escala de hasta 132 aviones, por lo que sólo se construyeron 21. El éxito del F-117 Nighthawk durante la Guerra del Golfo de 1991 demostró la utilidad de los aviones furtivos [stealth] con capacidad para realizar ataques convencionales de precisión, por lo que se modificó toda la flota de B-2 para que pudieran llevar a cabo misiones convencionales. El B-2 puede cargar de todo, desde bombas nucleares de gravedad B61, pasando por bombas convencionales de precisión Joint Directed Attack Munition (JDAM), hasta la enorme bomba Massive Ordnance Penetrator (MOP) de 13.600 kilos (30.000 libras).

El B-2 realizó su primera misión de combate en 1999 sobre Kosovo. También llevó a cabo misiones de combate en apoyo de la Operación Libertad Duradera [Operation Enduring Freedom] y la Operación Libertad Iraquí [Operation Iraqi Freedom]. En 2011 tres B-2 volaron desde Estados Unidos para atacar un aeródromo en Libia durante la Operación Amanecer de la Odisea [Operation Odyssey Dawn].

F-22 Raptor. Foto del Ejército del Aire estadounidense

F-22 Raptor

El F-22 Raptor fue el primer caza furtivo [stealth] operativo y se diseñó para reemplazar a los F-15 Eagle. A diferencia de otros aviones furtivos estadounidenses anteriores, incluido el F-117 y el B-2, el F-22 iba a ser un auténtico caza con la característica de furtivo [stealth] para otorgarle una ventaja decisiva en combate aire-aire. Declarado operativo en diciembre de 2005, el F-22 se constituye como el mejor caza del mundo, imponiéndose frente a todos los cazas actuales y en desarrollo, y como el único operativo de los denominados cazas de quinta generación.

El F-22 nació en los años 1980 como el denominado Advanced Tactical Fighter (ATF) [caza táctico avanzado]. El ATF iba a ser el primer avión que incorporara el furtivismo [stealth] sobre una plataforma de vuelo en forma de caza con una alta maniobravilidad. El F-22 se diseñó para presentar una mínima firma de radar e infrarroja, los dos principales mecanismos de guiado de los misiles aire-aire. Lockheed Martin, su fabricante, estima que, desde algunos ángulos, la sección transversal de radar del F-22 es aproximadamente la de una “canica de acero”.

Inicialmente el Ejército del Aire estadounidense pretendía adquirir 750 F-22 con los que sustituir a los F-15A y F-15C, pero el pedido se redujo a 183 aviones.

USS Ohio. Foto de la Armada estadounidense

Submarino de misiles nucleares de la clase Ohio

El furtivismo [stealth] no sólo se aplica a aeronaves, sino que los submarinos incorporan la característica furtiva desde hace décadas. De entre todos los submarinos, sin duda la combinación más poderosa de letalidad y furtivismo [stealth] radica en los submarinos de misiles balísticos de energía nuclear de la clase Ohio.

Una leyenda popular, posiblemente apócrifa, sobre la clase Ohio sostiene que ningún rival submarino soviético o sistema de detección submarina pudo detectar nunca a uno de estos submarinos.

Los submarinos de la clase Ohio, con 18.450 toneladas de desplazamiento en inmersión, son los submarinos más grandes que se hayan construido nunca en Estados Unidos. Su característica de furtivo [stealth] se deriva de un casco cilíndrico con forma de pez que permite un movimiento rápido con un mínimo ruido. Además lleva unos equipos generadores de ruido montados sobre unos soportes aislantes del sonido y los silos de misiles nucleares, dispuestos en dos filas detrás de la vela, están al ras con el casco para disminuir el ruido de flujo. Estos submarinos se propulsan por dos turbinas de vapor, una cuando opera en modo silencioso.

Se construyeron dieciocho submarinos de la clase Ohio, 14 se emplean como submarinos de misiles balísticos mientras que cuatro fueron rearmados con misiles de crucero convencionales Tomahawk.

Este artículo fue publicado por primera vez en The National Interest. Traducido por Jorge Tierno Rey, autor de El Blog de Tiro Táctico.