La MOAB es una de las bombas no nucleares más grandes de EE.UU.

La 'más grande' según cómo se defina

La MOAB es una de las bombas no nucleares más grandes de EE.UU. La MOAB es una de las bombas no nucleares más grandes de EE.UU.
Hace unos días el Ejército del Aire estadounidense lanzaba una de las bombas no nucleares más grandes jamás fabricadas sobre una red de túneles... La MOAB es una de las bombas no nucleares más grandes de EE.UU.

Hace unos días el Ejército del Aire estadounidense lanzaba una de las bombas no nucleares más grandes jamás fabricadas sobre una red de túneles del ISIS en Afganistán. El arma, denominada GBU-43/B Massive Ordnance Air Blast (MOAB), la lanzó un avión MC-130 perteneciente al Mando de Operaciones Especiales del Ejército del Aire estadounidense [U.S. Air Force Special Operations Command (USAFSOC)].

El Pentágono declaró que el blanco de la bomba fue una red de túneles en la provincia oriental de Nangarhar. En el ataque murieron treinta y seis combatientes del ISIS, según los militares estadounidenses.

La GBU-43, que pesa 10.250 kilos y va rellena de 8.480 kilos de explosivo H-6, es una bomba de guiado inercial que utiliza el GPS para corregir el rumbo igual que las bombas de la serie JDAM.

En sus orígenes, cuando se fabricó la GBU-43/B, era la bomba no nuclear más potente jamás construida, pero desde entonces se ha visto ya superada por otras armas.

En la página web del Museo de Armamento del Ejército del Aire estadounidense [U.S. Air Force Armament Museum] se puede leer que “la GBU-43/B Massive Ordnance Air Blast (MOAB) (comúnmente conocida como la Mother Of All the Bombs, acrónimo MOAB [Madre De Todas las Bombas]) es una bomba convencional (no nuclear) de gran potencia, diseñada para su uso por Estados Unidos”. “En el momento de su creación se publicitó como la bomba no nuclear más potente jamás diseñada”.

La GBU-43/B no es una bomba de penetración y su uso está especialmente indicado frente a blancos con menor protección en espacios cerrados tales como cuevas o cañones. En otras palabras, su uso resulta ideal frente a concentraciones de combatientes insurgentes en Afganistán.

Aunque muchos medios de comunicación catalogan a la GBU-43/B como la bomba convencional más grande jamás construida, lo cierto es que no es el caso.

El Ejército del Aire estadounidense también dispone de la GBU-57A/B Massive Ordnance Penetrator (MOP), que es una enorme bomba guiada de precisión para destruir búnkeres que pesa 13.600 kilos y que suele lanzarse desde bombarderos furtivos [stealth] Northrop Grumman B-2 Spirit.

Sin embargo, la GBU-57A/B sólo lleva 2.400 kilos de explosivo y la mayor parte del peso de la bomba se debe a su armazón endurecido.

El armazón es lo que permite que la enorme bomba GBU-57 penetre en algunos de los búnkeres más protegidos que haya podido construir cualquier potencial adversario. El Ejército del Aire estadounidense está desarrollando actualmente una Munición Penetradora de Nueva Generación [Next Generation Penetrator Munition] con la que sustituir a la MOP, dado que las fortificaciones enemigas cada vez cuentan con mayor protección y se entierran más profundamente.

Mientras tanto, para no quedarse atrás, la bomba ATBIP de Rusia, aunque físicamente más pequeña que la GBU-43/B, lleva una carga explosiva mucho mayor. Bueno, eso si realmente existe.

Explosión de una MOAB en 2003. Foto del Ejército del Aire estadounidense

Basada en explosivos termobáricos, la ATBIP, a la que a veces se la llama “padre de todas las bombas”, tiene la potencia destructiva equivalente a unos 40.000 kilos de TNT, lo que es aproximadamente cuatro veces más que la de la MOAB.

La bomba rusa también tiene aproximadamente el doble de radio de acción.

Por supuesto, ninguna de estas bombas convencionales se acerca ni de lejos a la potencia de una bomba nuclear. Las bombas nucleares, para su relativamente pequeño tamaño físico, ofrecen una potencia destructiva sin precedentes.

La principal bomba nuclear táctica de Estados Unidos, la bomba termonuclear B-61, pesa poco más de 300 kilos, pero podría, dependiendo del modelo, alcanzar una potencia de 340 kilotones (1 kilotón equivale a 1.000.000 de kilos de TNT).

De hecho, la Little Boy, la primitiva bomba atómica que se lanzó sobre Hiroshima, pesaba 4.400 kilos pero tenía una potencia de 15 kilotones, una potencia muy superior incluso a la de la mayor bomba convencional actual.

Este artículo fue publicado por primera vez en The National Interest.

Traducido por Jorge Tierno Rey, autor de El Blog de Tiro Táctico.