La estadounidense Guardia Nacional consideró que este extraño vídeo sexual era un buen ejemplo de…

WIB history November 28, 2016 0

Helicóptero OH-58C del Ejército de Tierra de la Guardia Nacional de Florida. Foto del Ejército de Tierra de la Guardia Nacional de Florida La estadounidense...
Helicóptero OH-58C del Ejército de Tierra de la Guardia Nacional de Florida. Foto del Ejército de Tierra de la Guardia Nacional de Florida

La estadounidense Guardia Nacional consideró que este extraño vídeo sexual era un buen ejemplo de las prestaciones de sus equipos de vigilancia

El manual oficial incluye un fotograma de aquel vídeo viral

por JOSEPH TREVITHICK

Alguien dice por la radio, “eso es una chavala”.

A lo que se recibe como respuesta, “si, afirmativo”.

Un helicóptero OH-58D Kiowa del Ejército de Tierra estadounidense se topa con una pareja que mantiene relaciones sexuales en la parte de atrás de un descapotable. El pequeño helicóptero de exploración se encuentra fuera de su base realizando una misión rutinaria de entrenamiento por los alrededores del Joint Readiness Training Center [centro de entrenamiento conjunto] de Fort Polk, en Louisiana (EE.UU.).

“¿Qué está haciendo la chavala?”, pregunta una persona, posiblemente uno de los dos tripulantes del helicóptero.

“Sube y baja encima del tipo”, responde el otro, según observa en el vídeo procedente de la cámara de infrarrojos del Kiowa.

La secuecia de vídeo, grabada en 2005 (al menos según los metadatos de mi copia del vídeo), se extendió rápidamente a través de Internet y aún a día de hoy se puede encontrar fácilmente en la red. Ocho años después la Guardia Nacional utilizó uno de los fotogramas de aquel vídeo como ejemplo de las prestaciones del equipo de vigilancia que monta el OH-58.

En 2013 el Cuerpo de la Guardia Nacional de EE.UU. [National Guard Bureau] publicó la tercera edición de su Manual de Identificación y Evaluación de Incidentes [Incident Awareness and Assessment Handbook]. War Is Boring [la guerra es aburrida] se hizo con una copia de este documento no clasificado gracias a la Ley de Libertad de Información [Freedom of Information Act].

El manual incluye una breve descripción sobre cuáles son las funciones de la Guardia Nacional y de qué herramientas de vigilancia dispone durante una emergencia nacional. Se incluyen además varias listas de comprobación [checklist] y formularios de ejemplo que explican cómo trabajar según los procedimientos oficiales.

“La información sobre identificación de incidentes contribuye a que las autoridades puedan responder ante desastres para salvar vidas, aliviar el sufrimiento, minimizar daños graves en bienes inmuebles y proteger infraestructuras vitales”, se explica en el prólogo del manual. “Todas … las capacidades han de emplearse legítimamente atendiendo a la normativa nacional sobre supervisión de inteligencia y manejo de información sobre personas estadounidenses”.

Helicóptero OH-58D Kiowa Warrior del Ejército de Tierra estadounidense. Foto del Ejército de Tierra estadounidense

Como si eso fuera poco, se incluye información sobre qué pueden ofrecer otras agencias del gobierno estadounidense en cuanto a equipos de vigilancia. Además de poder recabar la ayuda del Pentágono o del Ministerio del Interior [Department of Homeland Security], la Guardia Nacional podría recurrir a la Patrulla Aérea Civil [Civil Air Patrol], la Agencia de Protección Ambiental [Environmental Protection Agency], la Agencia Nacional Oceánica y Atmosférica [National Oceanic and Atmospheric Administration] o la Agencia Nacional Aeronáutica y Espacial [National Aeronautics and Space Administration], si fuera necesario.

Todas estas organizaciones cuentan con aeronaves tripuladas y no tripuladas (drones) dotadas con múltiples cámaras y otros sensores. Según el tipo de equipo utilizado, el vídeo o las fotografías pueden aportar información muy diferente.

“Cada contingencia presenta algunos matices que supondrán variaciones en la metodología para la elaboración de un … plan de operaciones”, señala el manual. “El empleo de ciertos sensores y plataformas resulta más adecuado en determinadas circunstancias”.

Unos gráficos muestran qué aeronaves y equipos podrían resultar más adecuados para mantener bajo vigilancia cualquier cosa, desde ataques terroristas hasta erupciones volcánicas. Las imágenes de ejemplo dan buena muestra de lo que cabe esperar que se pueda ver con cada uno de estos sistemas de vigilancia aerotransportados.

El apartado dedicado al OH-58 va acompañado de dos imágenes de ejemplo. Las cámaras de infrarrojos del helicóptero pueden presentar las zonas más calientes en “blanco” y las zonas más frías en distintos tonos entre gris y negro, o viceversa.

Lo que se ve en la imagen en la que “lo blanco es lo caliente” parecen soldados o policías que ocupan posiciones en el exterior de un edificio. La imagen en la que “lo negro es lo caliente” consiste claramente en una captura de pantalla del infame vídeo de Fort Polk.

Para ser exactos, el embarazoso vídeo sexual, que puedes ver íntegramente a continuación, incluye ambos modos de visualización de la cámara del Kiowa Warrior.

“Oh, ahí vamos”, dice alguien mientras la tripulación del helicóptero pasa de un modo a otro de visualización.

“¡Vuelve al modo en el que ‘lo blanco es lo caliente’!”, exclama otro individuo.

No obstante, posiblemente estas imágenes no representen a todos los Kiowas de la Guardia Nacional. En 2013 las unidades del Ejército de Tierra de la Guardia Nacional estadounidense contaban con una mezcla de las versiones A, C y D de este helicóptero.

En 1992, como parte de la llamada guerra contra la droga [War on Drugs], el Ejército de Tierra de la Guardia Nacional creó unidades de helicópteros especiales con versiones modificadas del OH-58A y del OH-58C. A diferencia del característico montaje sobre el rotor principal del Kiowa Warrior, estos primeros helicópteros “RAID”, siglas que significan “destacamento de reconocimiento e interdicción aérea” [Reconnaissance and Aerial Interdiction Detachment], llevaban un tipo de cámara diferente montada bajo el fuselaje.

El manual no realiza ninguna distinción sobre este aspecto en el apartado dedicado al OH-58, que parece que describe únicamente la versión RAID. En una tabla sobre las características básicas de las diferentes aeronaves se indica la velocidad máxima del OH-58A en lugar de la del OH-58D.

Según el manual, estos Kiowas de lucha contra la droga podían grabar vídeos en color durante el día y de infrarrojos durante la noche. Además, los helicópteros podían transmitir de forma inalámbrica las secuencias de vídeo al puesto de mando o al personal sobre el terreno hasta una distancia de 30 kilómetros.

Con este enlace de datos, el personal de la base de operaciones tenía la posibilidad de grabar las secuencias de vídeo para poder visualizarlas y analizarlas posteriormente. A partir de ahí las unidades de la Guardia Nacional podrían compartir los vídeos a través de diferentes portales online. Al menos en un principio, cada helicóptero RAID llevaba también un videograbador a bordo para grabar las secuencias de vídeo que iba tomando durante el vuelo.

Todavía no está claro si las imágenes de la cámara de un helicóptero RAID se veían exactamente igual que las del antiguo vídeo sexual. En enero de 2016, la cuestión era discutible.

En 2015 la Guardia Nacional dejó de volar cualquiera de las versiones del OH-58. El Ejército de Tierra está en proceso para terminar de deshacerse de toda la flota de OH-58 a finales de 2017.

Traducido por Jorge Tierno Rey, autor de El Blog de Tiro Táctico.