La escopeta M26 es un arma contundente

El Ejército de Tierra estadounidense dota a sus soldados de una nueva escopeta modular

La escopeta M26 es un arma contundente La escopeta M26 es un arma contundente
Un joven zapador reventó de un disparo de escopeta el “mástil” en el que se sujetaba uno de los pocos blancos que se encontraban... La escopeta M26 es un arma contundente

Un joven zapador reventó de un disparo de escopeta el “mástil” en el que se sujetaba uno de los pocos blancos que se encontraban repartidos por el interior de una vieja trinchera. “Buen trabajo, te acabas de cargar el blanco”, comentó en plan coña el sargento primero Keith Novembre.

Los soldados implicados eran miembros de la 2ª Sección de la 570ª Compañía de Zapadores [570th Sapper Company], que forma parte de la 555ª Brigada de Ingenieros [555th Engineer Brigade] con sede en la base conjunta de las Fuerzas Armadas estadounidenses Joint Base Lewis-McChord, en Washington. El 4 de agosto tuvieron su primera toma de contacto con la M26 Modular Accessory Shotgun System [sistema de escopeta accesoria modular], también conocida como MASS.

La nueva escopeta sustituye a la veterana Mossberg 500 del Ejército de Tierra estadounidense. A diferencia de la Mossberg, la MASS es un arma híbrida que se puede acoplar bajo el fusil M4 reglamentario en las FAS estadounidenses, o se le puede montar una culata y un pistolete para convertirla en un arma autónoma por si misma.

El Ejército de Tierra estadounidense adoptó oficialmente la M26 en 2012 y poco a poco comenzó a entregársela a algunas unidades escogidas. La primera fue la 101ª División Aerotransportada [101st Airborne Division], con base en Fort Campbell, Kentucky. Desde entonces, la componente de combate terrestre de las FAS estadounidenses ha ido entregando este arma principalmente a unidades especializadas tales como zapadores y policía militar.

El capitán Bryan Perrenod, oficial de relaciones públicas de la 555ª, explicaba que a las unidades de policía militar les gusta la escopeta  porque está bien para montar guardias y se puede utilizar para disparar municiones no letales en operaciones de control de masas. A medida que ha ido llegando a más unidades de policía militar, la M26 se ha convertido en algo habitual en los puestos de guardia y los controles de accesos de las bases del Ejército de Tierra estadounidense.

El teniente Anthony Frisone, jefe de la 2ª sección, decía que vio por primera vez esta escopeta el año pasado en Afganistán. El Pentágono realizó un pedido de 9.000 de estas escopetas acoplables a entregar a partir de 2013. Probablemente ese número aumente.

A la izquierda, la M26 MASS. Foto de Kevin Knodell. A la derecha, la Mossberg 500. Foto del Ejército de Tierra estadounidense.

A la izquierda, la M26 MASS. Foto de Kevin Knodell. A la derecha, la Mossberg 500. Foto del Ejército de Tierra estadounidense

 
Los soldados pueden accionar la palanca de montar de la M26 tanto por la derecha como por la izquierda. La posibilidad de elegir entre acoplarla bajo el fusil de asalto o utilizarla de forma autónoma es algo que gusta especialmente a los soldados.

La elección de una u otra opción tiene su importancia, ya que cada una tiene sus pros y sus contras. Al llevarla acoplada al fusil, que era la idea original, el soldado no tiene que cambiar de arma para poder utilizar una u otra en combate. Pero Frisone explicaba que la combinación de ambas armas resulta tremendamente pesada.

En realidad, cargar con fusil y escopeta por separado continúa siendo mucho peso, pero el soldado puede arreglarlo colgándose a un lado el arma que no vaya a utilizar. El paso de uno a otro arma es rápido y al llevar las dos por separado el soldado puede centrar más su atención en el combate y no en el peso. Se trata de una cuestión de preferencia de cada unidad. En cualquier caso, la M26 pesa menos que la Mossberg 500.

A la izquierda, la M26 acoplada a un M4. Foto del Ejército de Tierra estadounidense. A la derecha, la versión independiente de la M26 en las manos y el fusil M4 colgado a un lado. Foto de Kevin Knodell.

A la izquierda, la M26 acoplada a un M4. Foto del Ejército de Tierra estadounidense. A la derecha, la versión independiente de la M26 en las manos y el fusil M4 colgado a un lado. Foto de Kevin Knodell

 
En torno a la escopeta hay cierto misticismo, porque la verdad es que mola. Todos, desde los operadores de guerra naval especial de la Armada estadounidense [U.S. Navy SEALs] en Vietnam, hasta el revolucionario cubano Che Guevara, le han dado un buen uso a la escopeta. Los astronautas soviéticos incluso se la llevaron al espacio. Constituye un elemento fundamental en las películas y los videojuegos de acción. Durante tres décadas el Pentágono incluso intentó desarrollar una “súper escopeta” totalmente automática. Pero en última instancia se abandonó el proyecto por inviable.

Sin embargo, aún con todo su glamour, la escopeta no es más que un arma secundaria. Dado su limitado alcance y precisión, su principal uso radica en el combate cercano [Close Quarters Battle (CQB)] y la apertura balística [breaching] de puertas al reventar la cerradura de un disparo.

La M26 constituye una alternativa más pequeña, más ligera y más ágil que la Mossberg con la que han estado cargando los soldados en Irak y Afganistán. Se supone que tiene que ser algo así de práctico, ya que en muchos aspectos constituye más una herramienta que un arma.

Traducido por Jorge Tierno Rey, autor de El Blog de Tiro Táctico.

  • 100% ad free experience
  • Get our best stories sent to your inbox every day
  • Membership to private Facebook group
Show your support for continued hard hitting content.
Only $19.99 per year and for a limited time, new subscribers receive a FREE War Is Boring T-Shirt!
Become a War is Boring subscriber