La Edad de Oro de los Supresores para Armas de Fuego nació en 1909

Hiram Percy Maxim inauguró una época

La Edad de Oro de los Supresores para Armas de Fuego nació en 1909 La Edad de Oro de los Supresores para Armas de Fuego nació en 1909
Los primeros supresores viables para armas de fuego aparecieron a principios del siglo XX. Entre 1909 y 1920 se patentaron una amplia variedad de... La Edad de Oro de los Supresores para Armas de Fuego nació en 1909

Los primeros supresores viables para armas de fuego aparecieron a principios del siglo XX. Entre 1909 y 1920 se patentaron una amplia variedad de dispositivos de supresión de sonido.

Hiram Percy Maxim, hijo de Sir Hiram Maxim, inventor de la ametralladora, fue uno de los primeros ingenieros en entrar en el negocio de los supresores. La casa Maxim empezó haciendo automóviles pero, hacia 1905, pasó a dedicarse a la tecnología para atenuar el sonido.

El más joven de los Maxim probó con dispositivos a base de válvulas, orificios de ventilación y canalizaciones para reducir la firma sonora de un arma de fuego. El dibujo de la patente número 916885 que registró Maxim en marzo de 1909, que figura en la cabecera de este artículo, fue su primer diseño, con el que pretendía que los gases giraran en espiral en forma de remolinos.

La Maxim Silent Firearms Company, que más tarde se convertiría en la Maxim Silencer Company, comercializó los mejores y más prácticos diseños de Maxim.

Animados por los silenciadores de Maxim, varios ingenieros y empresas de la competencia empezaron a desarrollar sus propios diseños. A principios de los años 1910 se dedicaron muchos esfuerzos en este campo. Entre los más destacados supresores de la época se encontraban los siguientes:

Silenciador para armas de James Stinson, número de patente estadounidense 959400
Silenciador con cámara de expansión hemisférica de George Childress, número de patente estadounidense 953943
Silenciador de 1910 de Charles H. Kenney, que disponía de una gran cámara de pre-expansión, número de patente estadounidense 1017003
Patente de 1910 de Andy Shipley, que fue una de las primeras en incluir el uso de respiraderos en el cañón del arma del arma de fuego, número de patente estadounidense 971083
Silenciador con deflector en espiral del comandante Anthony Fiala, número de patente estadounidense 1341363
Silenciador de escopeta de Harry Craven, número de patente estadounidense 984750
Patente de 1911 de Eugene Thurler, que utilizaba un sistema de anclaje tipo bayoneta y conos deflectores, número de patente estadounidense 1000702
Atrapagases de Herbert Moore, número de patente estadounidense 1080154
Silenciador y neutralizador del retroceso de R. M. Towson, que no era más que un freno de boca poco convencional tanto para armas portátiles como piezas de artillería, número de patente estadounidense 1390658
Diseño de Robert A. Moore, número de patente estadounidense 956717, que se caracterizaba por una gran cámara de expansión que se situaba bajo la boca de fuego del fusil

El mayor competidor de Maxim fue Robert A. Moore, que en 1910 patentó su primer silenciador para fusiles militares y de caza de gran calibre. Moore compitió contra Maxim en las pruebas de un silenciador para fusil realizadas por el Ejército de Tierra estadounidense justo antes del estallido de la Primera Guerra Mundial.

El mercado civil de silenciadores para armas de fuego entró en decadencia durante la Gran Depresión y en 1934 recibió un duro revés por parte del Reglamento de Armas estadounidense [National Firearms Act]. La norma establece una férrea regulación de los silenciadores.

Así que la empresa de Maxim acabó dejando el negocio de los supresores para armas de fuego y en su lugar se dedicó a los silenciosos para la industria y el automóvil. Aunque la empresa ya no pertenece a la familia, todavía se mantiene el negocio.

Actualmente los supresores están disfrutando de un resurgimiento en popularidad y hay muchas marcas nuevas que ofrecen una gran variedad de diseños. Se está llevando a cabo un importante esfuerzo político por eliminar las restricciones que impuso el Reglamento de Armas estadounidense [National Firearms Act].

Este artículo fue publicado por primera vez en el sitio web Historical Firearms [Armas de Fuego Históricas].

Traducido por Jorge Tierno Rey, autor de El Blog de Tiro Táctico.

  • 100% ad free experience
  • Get our best stories sent to your inbox every day
  • Membership to private Facebook group
Show your support for continued hard hitting content.
Only $19.99 per year and for a limited time, new subscribers receive a FREE War Is Boring T-Shirt!
Become a War is Boring subscriber