La Bren es una ametralladora impresionante

A los soldados les encantaba esta ametralladora ligera y ‘Ronnie la chica de la Bren’

La Bren es una ametralladora impresionante La Bren es una ametralladora impresionante
En abril de 1945 una brigada completa de fuerzas especiales británicas se unió al tremendo esfuerzo de ataque al ejército alemán hasta que su... La Bren es una ametralladora impresionante

En abril de 1945 una brigada completa de fuerzas especiales británicas se unió al tremendo esfuerzo de ataque al ejército alemán hasta que su retaguardia estuviera contra el río Po.

Si la ofensiva tenía éxito la Wehrmacht no tendría más remedio que escapar a Italia atravesando el río, o quedarse y luchar con la posibilidad de sufrir importantes pérdidas.

El cabo Thomas Peck Hunter, un chaval de 21 años que formaba parte del 43 Comando de la Real Infantería de Marina británica [43 Royal Marine Commando], era el tirador de la Bren y estaba al mando de su pelotón durante la Operación Asado [Operation Roast]. Tras ser desplegados el 2 de abril cerca del lago Comacchio, Hunter y sus infantes de marina [Royal Marines] se enfrentaron a un grupo de soldados alemanes armados con tres aterradoras ametralladoras MG-42 que se apostaban en unas casas cercanas.

Los alemanes contaban con una buena cubierta y tenían un campo de tiro despejado de varios cientos de metros. Hunter se dio cuenta de que el fuego de las ametralladoras alemanas acribillaría a las tropas británicas, que carecían de ninguna cubierta.

Hunter cogió su ametralladora Bren y salió corriendo 200 metros, esquivando tanto el fuego de ametralladora como los proyectiles de mortero. Disparó desde la cadera y recargó a la carrera, atrayendo el fuego intencionadamente hacia sí mismo, lejos de sus infantes de marina.

Hunter fue alcanzado y murió en aquella acción. Pero su valeroso actuación, y su ametralladora Bren, probablemente le salvaron la vida a sus Comandos.

“No cabe la menor duda de que el cabo Hunter se ofreció a sí mismo como blanco a batir para salvarles la vida a sus infantes de marina y de que únicamente la velocidad con la que corrió logró evitar que fuera alcanzado antes”, se declaraba en la resolución por la que se le concedía la Cruz de Victoria [Victoria Cross], la mayor condecoración al valor en combate de todas las Fuerzas Armadas británicas y de la Commonwealth.

“La habilidad y precisión con que utilizó su ametralladora Bren quedan acreditadas por la manera en que desmoralizó al enemigo, tanto fue así que bajo su fuego de supresión los elementos de maniobra lograron alcanzar su objetivo final antes de que él muriera”.

Hunter representa el más joven de todos los condecorados con la Cruz de Victoria y hasta la fecha es el último infante de marina británico que ha recibido tal condecoración. Pero el arma que utilizó no sólo estuvo en combate durante la 2ª Guerra Mundial sino también en todas las guerras en las que combatieron tropas británicas y de la Commonwealth, desde Corea hasta las Islas Malvinas, la Emergencia Malaya y el Levantamiento de Mau Mau.

Las tropas que utilizaron la Bren normalmente mostraban un extraordinario apega hacia el arma, según Neil Grant, autor del libro The Bren Gun.

“Casi todos la consideraban un arma fiable y efectiva, y resultaba muy llamativo que al nombrarles la Bren a los veteranos que la habían utilizado, su respuesta inmediata era casi siempre la misma, una sonrisa nostálgica y las palabras ‘era un buen arma la vieja Bren’ o algo así”, escribió Grant en su libro.

Sobre estas líneas, a la izquierda, un tirador de ametralladora del 8º Batallón del Real Regimiento escocés de Infantería [8th Royal Scots] con una Bren en Holanda. Foto del Ejército de Tierra británico. A la derecha, un Gurkha con una Bren en Burma. Foto de la Asociación de la Brigada de Gurkhas. En la cabecera, Verónica Foster, también conocida como Ronnie la chica de la Bren, con una ametralladora ligera Bren en calibre .303. Foto del Comité Nacional del Cine de Canadá [Canadian Film Board].

Basándose en un diseño checo con algunas mejoras británicas, la Real Fábrica de Armas Portátiles [Royal Small Arms Factory] fabricó la primera ametralladora Bren en 1937. El nombre le viene dado por las dos fábricas responsables del diseño del arma, Brno en Checoslovaquia y Enfield en Inglaterra.

La inspiración para este arma fue la ZB vz/26, un ametralladora ligera fiable y contundente. Los ingenieros británicos recamararon el arma para que aceptara el cartucho de fusil en calibre .303 que constituía el estándar británico por aquel entonces, y diseñaron un cargador curvo con capacidad para alojar 30 cartuchos.

El resultado fue una ametralladora ligera accionada por gas y refrigerada por aire, con una cadencia de fuego de 500 disparos por minuto, que aunque no era la cadencia más rápida del momento aportaba una buena precisión hasta casi los 2.000 metros. Además, el arma sólo pesaba 10 kilos y medía poco más de 1 metro, lo que la hacía fácil de llevar.

Los tiradores le cogieron mucho cariño a la Bren. No sólo porque fuera fiable sino porque su despiece básico y limpieza era muy sencillo. Su larga vida en servicio avala lo bien que funcionaba el arma incluso bajo las condiciones más duras del campo de batalla.

En el furor de la batalla, un tirador experimentado podía cambiar el cañón al rojo vivo en cuestión de segundos. Recargar la Bren con un cargador lleno también resultaba muy fácil, aunque el diseño con la alimentación por arriba obligaba a utilizar unos elementos de puntería desplazados hacia el lado izquierdo para evitar que el cargador obstruyera la línea de puntería.

Tras la 2ª Guerra Mundial, los arsenales recamararon la Bren para el calibre 7’62 milímetros OTAN. Gracias al cambio de calibre la Bren se mantuvo en servicio con las fuerzas británicas y de la Commonwealth, que también utilizaban el fusil de asalto L1A1, la encarnación británica del famoso FN FAL.

Esto quería decir que cualquier pelotón dotado de la Bren y el L1A1 podía utilizar la misma munición indistintamente con las dos armas, lo que supone una bendición en combate.

La Bren incluso formó parte de una campaña canadiense para reforzar la moral protagonizada por una muchacha que posaba con una ametralladora recién salida de la línea de montaje.

La historia de Ronnie la chica de la Bren. Comité Nacional del Cine de Canadá [Canadian Film Board] a través de YouTube.

En 1941, Verónica Foster trabajaba en Toronto para la empresa John Inglis Co. Ltd., uno de los principales fabricantes de armas de Canadá. En una visita a la fábrica los fotógrafos del ministerio se fijaron en Foster.

No tuvo inconveniente en que le hicieran unas fotos posando con una Bren, entre las que se encontraba una foto en la que acariciaba provocativamente el cañón de la ametralladora al mismo tiempo que exhalaba el humo de la calada de un cigarrillo.

Años antes de que el personaje de ficción “Rosita la Remachadora” [Rosie the Riveter] causara sensación en la propaganda de guerra estadounidense, Foster, una auténtica trabajadora de una empresa de defensa, continuó haciéndose otras fotos con ametralladoras Bren. El Comité Nacional del Cine de Canadá [National Film Board of Canada] utilizó fotos de Ronnie para reclutar mujeres como mano de obra en tiempo de guerra.

Con el tiempo los canadienses la apodaron “Ronnie la chica de la Bren” [Ronnie the Bren Girl] y ésta se convirtió en un icono que representaba a más de un millón de mujeres canadienses que trabajaban en la industria de guerra.

Para los soldados en el campo de batalla se convirtió en el símbolo sexual de una ametralladora. Foster recibió cientos de propuestas de matrimonio por parte de los soldados aliados que vieron sus fotos en los periódicos por todo el mundo.

Esto supuso además el comienzo de la carrera de Foster en el mundo del espectáculo. Después de la guerra, trabajó como modelo y cantante, lo que requiere estilo y un poco de salero, lo cual concuerda perfectamente con la ametralladora británica.

Traducido por Jorge Tierno Rey, autor de El Blog de Tiro Táctico.