Esta rara pequeña empresa quiere fabricar el próximo A-10

WIB air March 13, 2017 War Is Boring 0

Dibujo de Stavatti Stavatti cree que puede fabricar un nuevo avión en torno a la ametralladora del Warthog por DAVID AXE Stavatti, incipiente empresa...
Dibujo de Stavatti

Stavatti cree que puede fabricar un nuevo avión en torno a la ametralladora del Warthog

por DAVID AXE

Stavatti, incipiente empresa aeronáutica con sede en Minnesota, ha desempolvado su antigua propuesta para un nuevo avión de ataque con el que sustituir parcialmente al venerable A-10 Warthog del Ejército del Aire estadounidense.

El Machete, que actualmente no es más que un concepto, dispondría de dos versiones optimizadas para el apoyo aéreo cercano [Close Air Support (CAS)]: el turbohélice SM-27 y el reactor SM-28. Stavatti ha propuesto además otras versiones del Machete para combate aire-aire y entrenameinto avanzado.

Tanto el SM-27 como el SM-28 son aparatos monomotor y monoplaza. Ambos van armados con la misma ametralladora GAU-8 de 30 milímetros que monta el A-10.

Al proponer el Machete (en realidad, volver a proponerlo) Stavatti tiene la esperanza de beneficiarse del renovado interés por parte del Ejército del Aire estadounidense por encontrar un avión ligero de ataque que complemente a los A-10, que datan de la década de los años 1970. “Para nosotros el Machete supone un gran proyecto”, decía Chris Beskar, director ejecutivo de Stavatti.

El último intento de Stavatti por comercializar el Machete se remonta a 2009, cuando el Ejército del Aire estadounidense consideró por un momento la posibilidad de adquirir en torno a 100 aviones ligeros de ataque para sustituir a los A-10 en aquellas misiones para las que los grandes bimotores Warthogs suponían un sobreesfuerzo bastante caro, tales como atacar insurgentes con armamento ligero en Irak y Afganistán. La hora de vuelo de un avión de ataque turbohélice tiene un coste aproximado de 1.000 dólares. La hora de vuelo de un A-10 puede llegar a costar más de 10.000 dólares.

Finalmente el Ejército del Aire estadounidense optó por adquirir tan solo 20 aviones ligeros de ataque turbohélices A-29 Super Tucano de la empresa aeronáutica brasileña Embraer, para donárselos al Ejército del Aire afgano. Los primeros A-29 llegaron a Afganistán en 2016 y rápidamente entraron en acción frente a los talibanes.

El interés del Ejéricto del Aire estadounidense por los aviones ligeros de ataque se desvaneció después de 2009 en medio de los recortes presupuestarios automáticos ordenados por el Congreso estadounidense. El Ejército del Aire estadounidense incluso pretendía retirar prematuramente los aproximadamente 300 A-10 que le quedaban. El Congreso estadounidense intervino en más de una ocasión en favor de conservar la flota de aviones Warthog, y en febrero de 2017 el Ejército del Aire estadounidense reculó y declaró que retrasaría cualquier recorte en la flota de A-10 hasta después de 2021.

Dibujo de Stavatti

En 2016 los jefes del Ejército del Aire estadounidense, puede que alentados por el despliegue de prueba de dos aviones modernizados OV-10 Broncos a mediados de 2015 en Oriente Medio, lanzaron nuevamente la idea de adquirir un nuevo avión ligero de ataque. Y tras la elección de Donald Trump como Presidente de EE.UU. en noviembre de 2016, el Ejército del Aire estadounidense podía tener la auténtica esperanza de que recibiría una inyección presupuestaria con la que efectivamente pagar los aviones ligeros de ataque.

Los rumores hablan de que el Ejército del Aire estadounidense pretende adquirir alrededor de 20 aviones ligeros de ataque “OA-X” ya en 2017. El A-29 y el AT-6 de Raytheon son los principales candidatos para esa primera compra. Un programa posterior, llamado “A-X2”, supondría la adquisición de un mayor número de aviones de ataque más sofisticados.

El poderoso senador estadounidense John McCain ha prestado su apoyo a la idea de un nuevo avión ligero de ataque. Entre las reformas en el Ministerio de Defensa estadounidense que propuso McCain se incluía la adquisición de 300 aviones ligeros de ataque para el Ejército del Aire. El General David Goldfein, Jefe del Estado Mayor del Ejército del Aire estadounidense, afirmó que la propuesta de McCain era una “gran idea”.

El Machete de Stavatti existe únicamente sobre el papel y probablemente no pueda atender la urgencia que exige el programa OA-X. Pero Beskar declaró que es optimista y confía en que el avión pueda presentarse como candidato en una próxima adquisición más amplia de aviones de ataque. Destacó que el diseño del Machete ha madurado a lo largo de los años. “Básicamente ha duplicado su peso” hasta los 13.600 kilogramos [30.000 libras], explicó Beskar. Eso es más o menos lo mismo que pesa un A-10.

Beskar dijo que Stavatti había revisado el diseño del Machete para incluir un nuevo material de espuma metálica que habían desarrollado recientemente científicos universitarios junto con el Ministerio de Energía de Estados Unidos. La espuma metálica es ligera y fuerte, y puede detener un proyectil en mucho menos espacio que el blindaje tradicional.

Afsaneh Rabiei, profesor de ingeniería en la Universidad Estatal de Carolina del Norte, probó la espuma metálica como alternativa al blindaje corporal convencional.
“Logramos detener el proyectil con un espesor total de menos de 2'5 cm., al mismo tiempo que la abolladura en la cara posterior era de menos de ocho milímetros”, dijo Rabiei. “Para darle contexto a este dato, el estándar [del National Institute of Justice (NIJ)] [Instituto Nacional de Justicia] admite una abolladura de hasta 44 milímetros en la cara posterior de un blindaje”.

El Ejército del Aire estadounidense presentará su propuesta de presupuesto para el año 2018 en algún momento a lo largo de la primavera de 2017. En ese presupuesto se podría incluir la primera asignación económica importante para un nuevo avión ligero de ataque para las Fuerzas Armadas estadounidenses. Todavía está por ver si el Machete de Stavatti, que aún no se ha fabricado ni ha volado nunca, tiene alguna posibilidad de cumplir los requisitos, y probablemente dependa de la voluntad del Ejército del Aire estadounidense para concederle una oportunidad a un diseño sin probar de una empresa pequeña.

Traducido por Jorge Tierno Rey, autor de El Blog de Tiro Táctico.


  • 100% ad free experience
  • Get our best stories sent to your inbox every day
  • Membership to private Facebook group
Show your support for continued hard hitting content.
Priced at $19.99 per year, the first 200 people to sign up will receive a free War is Boring T-Shirt.
Become a War is Boring subscriber