Es difícil equivocarse con el fusil automático BAR

Potente y fiable, el BAR ponía una gran potencia de fuego portátil en manos de cualquier soldado

Es difícil equivocarse con el fusil automático BAR Es difícil equivocarse con el fusil automático BAR
A la 1ª Guerra Mundial se la suele denominar “la guerra de las ametralladoras” debido al uso devastador de armas automáticas tales como la... Es difícil equivocarse con el fusil automático BAR

A la 1ª Guerra Mundial se la suele denominar “la guerra de las ametralladoras” debido al uso devastador de armas automáticas tales como la ametralladora Maxim. Además fue por aquel entonces cuando se produjeron algunos de los mayores avances en la tecnología de las ametralladoras.

En realidad, el fuego de artillería acabó con la vida de más personas que el de ametralladora, pero las estadísticas sencillamente no pueden transmitir el horror sufrido ante el fuego automático por los ejércitos europeos en el frente del oeste. Por ejemplo, durante tan sólo un día en la Batalla del Somme en 1916 los británicos perdieron a 21.000 hombres, muchos de los cuales cayeron víctimas de las ametralladoras Spandau, la versión alemana de la Maxim.

Pero la Maxim resultaba muy pesada, tanto como casi 30 kilos sin cinta de munición ni el agua de su sistema de refrigeración, y se necesitaban entre cuatro y seis hombres para moverla y manipularla.

No pasó mucho tiempo antes de que tanto militares como diseñadores de armas se plantearan lo que supondría contar con la posibilidad de realizar “fuego a pie” [walking fire] con un arma automática ligera portátil.

El intento francés de 1918 se denominó la Chauchat, en honor a su jefe de diseño, el Coronel Louis Chauchat. La Chauchat, en calibre 8×51 milímetros, era portátil (pesaba menos de 10 kilos) y utilizaba un cargador extraíble. Podía disparar tanto en fuego automático como semiautomático, y era una auténtica mierda.

Las endebles piezas metálicas y el cargador, que estaba abierto por un lado, fueron decisiones para reducir costes, tomadas por individuos que no tenían ni idea de la suciedad que abundaba en las embarradas trincheras, que provocaban continuas interrupciones en la Chauchat. Los soldados a los que se les dotó de la Chauchat se referían a ella como “jodida e interrumpida”.

Pero para entonces los Estados Unidos ya habían entrado en la Gran Guerra. Eso no solo significaba la entrada de mano de obra estadounidense sino también del poderío e ingenio industrial de la nación, lo que incluía las formidables habilidades de John Moses Browning, el Thomas Edison del diseño de armas.

El resultado fue el fusil automático Browning [Browning Automatic Rifle (BAR)], una de las ametralladoras más influyentes y utilizadas que se haya diseñado nunca.

El teniente Val Browning con un BAR que utilizó durante la ofensiva de Meuse-Argonne en 1918. Foto del Centro de Educación y Patrimonio del Ejército de Tierra estadounidense [U.S. Army Heritage and Education Center]

El teniente Val Browning con un BAR que utilizó durante la ofensiva de Meuse-Argonne en 1918. Foto del Centro de Educación y Patrimonio del Ejército de Tierra estadounidense [U.S. Army Heritage and Education Center]


“Durante casi cincuenta años el contundente y portátil Browning Automatic Rifle, o BAR, estuvo en servicio en las unidades de infantería estadounidenses como arma automática ligera de pelotón, ideal para establecer una ‘base de fuegos’ al proporcionar rápidas ráfagas de fuego concentrado”, escribía el historiador sobre armas Robert R. Hodges, Jr., al tiempo que destacaba que el BAR estuvo en acción desde los días menguantes de la 1ª Guerra Mundial hasta la guerra de Vietnam y más allá.

En julio de 1918 llegó a Francia un nuevo arma que rápidamente se puso en manos de los soldados de la 79ª División de Infantería del Ejército de Tierra estadounidense. Bajo la denominación oficial “Fusil, Calibre .30, Automático, Browning, M1918”, uno de los que primero recibieron el arma fue el teniente Val Browning, hijo del diseñador del nuevo fusil.

Inmediatamente le dio buen uso al arma. Browning y los hombres bajo su mando avanzaron sobre las posiciones alemanas mientras disparaban el M1918 con unos efectos devastadores y una fiabilidad absoluta.

John Browning diseñó una ametralladora ligera que disparaba el formidable cartucho calibre .30-06, la misma munición utilizada por los soldados estadounidenses en sus fusiles de cerrojo M1903 Springfield. “Ligera” no quería decir ligera en peso (el arma con un cargador municionado de 20 cartuchos pesada unos 10 kilos) pero en comparación con la Chauchat era una bendición.

Un portavoz del Ministerio de Guerra [War Department] decía en cuanto al uso del BAR que “los fusiles eran muy alabados por nuestros oficiales y soldados que lo habían utilizado. Aunque estas armas se sometieron a unas condiciones de gran dureza, y pasaron muchos días seguidos en el frente bajo la lluvia mientras los tiradores disponían de muy pocas oportunidades para limpiarlas, siempre funcionaron bien”.

Pronto el ejército francés empezó a cambiar sus Chauchats por BARs.

“Las dos cosas que más destacan en cuanto al BAR son que representó un enorme avance en las armas del pelotón de infantería cuando apareció en 1918, y su fiabilidad, que siempre que era necesario funcionaba perfectamente”, decía John C. Nystrom, antiguo patrullero de la policía del estado de Indiana e instructor de tiro que asesoró a la policía iraquí y afgana. “El BAR proporcionó al pelotón de infantería un arma automática que un solo hombre podía llevar a cualquier parte”.

Tras la 1ª Guerra Mundial, los militares estadounidenses se llevaron el BAR a todas partes. Cierto es que el fusil tenía sus puntos débiles, entre los que se encontraba la tendencia a sobrecalentarse si se disparaba demasiado rápido (el BAR tenía un cañón fijo en lugar de uno intercambiable) y la dificultad para disparar desde el hombro. No obstante, se convirtió en el verdadero arma automática del pelotón porque en realidad no había nada mejor y su fiabilidad era legendaria.

En Europa durante la 2ª Guerra Mundial la doctrina táctica establecía el uso de un BAR en su versión actualizada M1918A2 por pelotón. Pronto la doctrina se dejó a un lado en muchos casos cuando los soldados reclamaron, tomaron prestados o robaron BAR adicionales para proporcionar fuego de supresión sobre los alemanes, que llevaban muchas más ametralladoras portátiles.

En el Pacífico, el BAR fue un arma esencial para los infantes de marina estadounidenses, que la utilizaron en la guerra de la jungla y durante las campañas de “saltos de isla” [island hopping]. En ambos teatros de operaciones uno de los usos más interesantes del BAR fue como arma anti-sniper. En cuanto los soldados localizaban la posición de un sniper, un tirador con un BAR podía acribillar la posición “oculta” con un fuego automático más preciso que el de una ametralladora o un subfusil.

Un ranger del Ejército de Tierra estadounidense perteneciente al 5º Equipo de Combate Regimental [Regimental Combat Team (RCT)] de la 24ª División de Infantería estadounidense [U.S. 24th Infantry Division] a cubierto tras un carro de combate utiliza su BAR para batir a las fuerzas comunistas chinas que fijaban a su unidad en la ribera del río Han durante la Guerra de Corea. Foto de los archivos nacionales estadounidenses.

Foto de los archivos nacionales estadounidenses


En Vietnam los operadores especiales algunas veces optaban por el BAR como arma personal. Nystrom, que también es un veterano del Cuerpo de Infantería de Marina, la Guardia Nacional y el Mando de Operaciones Especiales del Ejército de Tierra estadounidenses, relataba la historia de un conocido del instituto que se alistó en los comandos del Ejército del Aire estadounidense y llegó a convertirse en el tirador de BAR más experimentado que hubiera conocido nunca.

Enviado en una misión a Laos para atacar la ruta Ho Chi Minh el tipo quería un arma en la que pudiera confiar. En su base de operaciones decidió probar unas cuantas.

“Había cajones con armas de todo el mundo, y las probó todas. Se quedó con el BAR”, decía Nystrom. “Con una cantidad ilimitada de armas y munición un día decidió disparar un BAR hasta que no pudiera disparar más. Sencillamente quería saber cuánto maltrato podía soportar el fusil en una emergencia”.

“Al final, el cañón brillaba al rojo vivo, el guardamanos de madera se prendió fuego, y los proyectiles acabaron atascados en el cañón encorvado, pero el arma no reventó”, decía. “Ese fusil se desechó por insalvable, pero había cajones llenos para reemplazarlo, y esa fue el arma en la que confió para salir de misión”.

Con el tiempo, la ametralladora de propósito general M60 sustituyó al BAR, como también hicieron a nivel pelotón las ametralladoras de las series M240 y M249.

Pero el BAR está lejos de ser abandonado y caer en el olvido.

Incluso a día de hoy se producen grandes esfuerzos por relanzar el BAR. El Heavy Counter Assault Rifle (HCAR) de la marca Ohio Ordnance Works es una versión modernizada del clásico arma. Este modelo modernizado cuenta con un cargador de 30 cartuchos, culata ajustable MagPul, pistolete de polímero y raíles Picatinny, pero mantiene el mismo calibre .30-06 de su venerable abuelo.

El fabricante tiene la esperanza de que el Pentágono considere seriamente al HCAR. Su argumento es que la reencarnación del BAR del siglo XXI con su calibre .30-06 tiene un mayor potencial de incapacitación que el arma automática del pelotón M249 en calibre 5’56×45 milímetros o el fusil de asalto M14 en calibre 7’62×51 milímetros.

Está por ver si el Ministerio de Defensa muestra algún interés. Lo que está claro es que el BAR, un arma diseñada hace casi un siglo para proporcionar potencia de fuego portátil y fiable al callejón sin salida del Frente del Oeste, continúa siendo un arma influyente que aún a día de hoy llama la atención.

Traducido por Jorge Tierno Rey, autor de El Blog de Tiro Táctico.

  • 100% ad free experience
  • Get our best stories sent to your inbox every day
  • Membership to private Facebook group
Show your support for continued hard hitting content.
Only $19.99 per year and for a limited time, new subscribers receive a FREE War Is Boring T-Shirt!
Become a War is Boring subscriber