Azerbaiyán mata soldados armenios con un drone suicida

Uncategorized April 15, 2016 0

El mortífero robot parece israelí por ROBERT BECKHUSEN El lunes se produjo un hecho desconcertante en mitad del enfrentamiento que mantienen Armenia y Azerbaiyán por...

El mortífero robot parece israelí

por ROBERT BECKHUSEN

El lunes se produjo un hecho desconcertante en mitad del enfrentamiento que mantienen Armenia y Azerbaiyán por la disputada región de Nagorno-Karabaj. Lo que parecía ser un drone suicida de fabricación israelí se estrelló contra un autobús que llevaba soldados armenios y acto seguido explotó.

Existe un vídeo sin contrastar donde aparentemente se muestra el ataque en el que murieron siete voluntarios armenios, según la agencia de noticias rusa RIA Novosti. Y el drone que se ve en el vídeo se parece mucho a un IAI Harop, una bomba voladora que se lanza desde su contenedor, capaz de detectar el origen de emisiones de radio o de guiarse manualmente sobre un blanco.

Un portavoz del Ministerio de Defensa armenio afirmó que Azerbaiyán está utilizando drones Harop en el enfrentamiento que mantienen ambos países.

Si el vídeo es cierto, se trataría de una visión poco común y alarmante de una de las tendencias más significativas de la guerra en el siglo XXI, la creciente proliferación de drones letales fuera de los arsenales de los ejércitos avanzados. Los pequeños ejércitos que no cuentan con los recursos suficientes para desarrollar sus propios drones de combate ahora pueden adquirirlos en cualquier parte y enviarlos a misiones sin retorno en conflictos muy reales y muy violentos.

No obstante, hay que destacar que los drones suicidas no son ningún arma nueva (su uso se remonta a la Primera Guerra Mundial). Y se puede decir que únicamente existen unas pocas diferencias importantes entre un drone kamikaze dirigido por control remoto, que guía un operador desde el suelo, y un misil de crucero o una bomba guiada de precisión.

La mayoría de los grandes ejércitos tienen armas de precisión más letales, más rápidas y de mayor alcance que cualquier drone suicida. Una gran diferencia radica en que la carga útil del Harop es mucho más reducida (pesa 23 kilos) y cuesta mucho menos que la mayoría de misiles guiados de precisión, si se tiene en cuenta el gran coste adicional que supone el aeronave necesaria para llevar y lanzar los misiles. Un Harop, por otra parte, sencillamente se lleva a sí mismo y sobrevuela el campo de batalla preparado para abalanzarse sobre un blanco.

Armenia y Azerbaiyán se han enfrentado esporádicamente por Nagorno-Karabaj desde la guerra abierta que mantuvieron a principios de los años 1990. Ambos países son antiguas repúblicas soviéticas y cuando la Unión Soviética se disolvió los cristianos armenios de la región se apartaron de los predominantemente musulmanes azerbaiyanos.

Los actuales enfrentamientos puede que sean los más duros desde los años 1990. El presidente armenio Serzh Sarksyan dijo que los enfrentamientos podrían intensificarse y convertirse en una “guerra a gran escala“.

Rusia tiene una base militar en Armenia y es su estrecho aliado, pero también le ha facilitado carros de combates a Azerbaiyán, lo cual convierte al Kremlin en distribuidor de armas de dos estados que se han hecho con armas para combatir… uno contra el otro.

Israel es otro jugador en todo esto, que le vende drones y sistemas de defensa aérea a Azerbaiyán a cambio de petróleo del Caspio y acceso seguro a la zona de los agentes de inteligencia israelíes. Y al igual que Israel, el gobierno de Azerbaiyán no se fía de Irán. Luego está el hecho de que Israel se ha posicionado como una fuente de drones avanzados a la altura de las mejores versiones occidentales, pero más asequibles para aquellos países con menos recursos. En su catálogo cuenta con otro drone suicida conocido como Harpy.

Wired for War: The Robotics Revolution and Conflict in the 21st Century

“Israel ha tomado el mismo camino que Estados Unidos de capital y tecnología intensiva para desarrollar drones y fabrica UAVs [vehículos aéreos no tripulados] que desempeñan importantes papeles dentro de un concepto más amplio de vigilancia y ataque“, apuntaba The National Interest en 2015.

Con énfasis en el ataque. Los drones israelíes están diseñados para patrullar fronteras vulnerables y para combatir en guerras rápidas y esporádicas que se producen cada pocos años. Resulta que Azerbaiyán también tiene fronteras que proteger y combate en guerras de corta duración cada dos o tres años. Lo que resulta mucho más premonitorio es que tanto Israel como Armenia llevan tiempo preparándose para combatir en una guerra más grande.

Traducido por Jorge Tierno Rey, autor de El Blog de Tiro Táctico.