Las armas de fuego subacuáticas son una cosa, y Rusia está de verdad en ello

Fíjate en el fusil de asalto anfibio ADS

Las armas de fuego subacuáticas son una cosa, y Rusia está de verdad en ello Las armas de fuego subacuáticas son una cosa, y Rusia está de verdad en ello
La Unión Soviética empezó a desarrollar armas subacuáticas hace casi 50 años. La idea era dotar a los hombres rana de los comandos y... Las armas de fuego subacuáticas son una cosa, y Rusia está de verdad en ello

La Unión Soviética empezó a desarrollar armas subacuáticas hace casi 50 años. La idea era dotar a los hombres rana de los comandos y a otros buceadores de combate de un arma adecuada para un enfrentamiento bajo el agua, ya que aunque tales enfrentamientos subacuáticos resultasen muy raros y poco probables realmente pudiera darse el caso.

A finales de los años 1960 Moscú encargó al “TsNIITochMash” (el Instituto de Investigación Científica Central en Ingeniería Mecánica de Precisión, una oficina de diseño soviética) que se pusiera a trabajar en un arma de fuego subacuática.

El problema radica en que el agua tiene una densidad 800 veces mayor que la del aire. Aunque muchas armas de fuego pueden disparar bajo el agua, conseguir un arma de fuego subacuática que resulte eficaz es otra cuestión.

“Los proyectiles convencionales resultan totalmente ineficaces bajo el agua, no tienen ninguna precisión y su alcance se limita a una distancia muy corta con una letalidad que disminuye rápidamente,” explicaba Robert Segel en la revista Small Arms Defense Journal. Básicamente los proyectiles tradicionales pierden toda su velocidad y se hunden o se desintegran de forma casi inmediata al impactar con el agua.

En uno de los episodios del  popular programa televisivo Mythbusters [Cazadores de Mitos] se demostraba cómo incluso los tremendos proyectiles blindados de 600 grains (38’9 gramos) de un fusil de sniper del potente calibre .50 no podían avanzar más de unos metros bajo el agua antes de perder su recubrimiento de cobre, desintegrarse y hundirse.

En una demostración más espectacular, el físico de acción noruego Andreas Wahl colocó un fusil de asalto sobre un trípode bajo el agua en una piscina, ató una cuerda al disparador a modo de tiraflector, se puso delante del fusil alejado sólo unos metros y entonces tiró de la cuerda. El fusil dispara un proyectil pero éste se desvía hacia abajo y toca el fondo de la piscina antes de llegar a acercarse a Wahl.

Un pequeño detalle como la física no iba a detener a los soviéticos.

Icono WIB

Bajo la dirección de un joven ingeniero llamado Vladimir Simonov, el TsNIITochMash buscó la forma de que un proyectil conservara su velocidad bajo el agua. Finalmente lograron diseñar una pistola que creían que podría solventar el problema, la SPP-1.

La SPP-1 tiene un aspecto un tanto diferente al de una típica pistola. Se parece a una pistola Reliant alargada o a una Derringer. La SPP-1 cuenta con cuatro cañones de ánima lisa unidos formando un cuadrado que se unen al armazón mediante una bisagra justo delante del guardamontes. La pistola se abre basculando por la bisagra para cargarla y descargarla.

Pistola SPP-1M en exposición en el Museo Estatal de Armas de Tula, Rusia. Foto de Vitaly V. Kuzmin, por cortesía de Wikimedia Commons.Pistol SPP-1M en exposición en el Museo Estatal de Armas de Tula, Rusia. Foto de Vitaly V. Kuzmin, por cortesía de Wikimedia Commons

La mayor diferencia de la SPP-1 respecto a otras pistolas no radica en su apariencia sino en lo que dispara. La SPP-1 dispara unos dardos de acero de 115 mm. con la punta un tanto aplanada que pesan aproximadamente 13 gramos, según Segel. Cuando la pistola dispara un dardo éste se estabiliza por efecto de la cavitación, cavidad de vapor en forma de burbuja que se genera en torno al dardo a medida que su punta aplanada avanza a través del agua. La cavitación reduce el rozamiento del dardo con el agua y así aumenta su precisión y letalidad.

La Armada soviética adoptó la SPP-1 en 1971 para sus hombres rana y buceadores de combate. Desde entonces el arma ha sido mejorada, con algunas  modificaciones, para pasar a convertirse en el modelo SPP-1M y aún era utilizada por las fuerzas especiales de la Armada rusa por lo menos hasta 2011.

A pesar de todo el trabajo de investigación invertido en el desarrollo de la pistola SPP-1, no debaja de ser un arma muy limitada. El alcance eficaz de la SPP-1M es de aproximadamente 17 metros a una profundidad de cinco metros. Dicho alcance disminuye vertiginosamente a medida que aumenta la profundidad. La SPP-1M se puede disparar fuera del agua, pero dado que dispara un dardo a través de un cañón de ánima lisa el alcance y precisión disminuye en gran medida al disparar al aire libre. “En caso de necesidad, a muy corta distancia, todavía resulta muy eficaz,” explicaba Segel respecto al uso de este arma fuera del agua.

Para no ser menos que los soviéticos, a principios de los años 1970 Estados Unidos rápidamente empezó a trabajar  en su propia pistola subacuática para dotar a los equipos de guerra naval especial (SEAL) de la Armada, lo que supuso la creación del revólver subacuático Mk 1. También dispara dardos, y también tiene un aspecto un tanto extraño.

Como explicaba Joseph Trevithick en un artículo de 2014 en War Is Boring, la Mk 1 se alimenta con un cargador cilíndrico extraíble de seis disparos. Cada dardo del cargador va dentro de un tubo hermético que además funciona como cañón. Este diseño autosuficiente reduce en gran medida el nivel de sonido que se genera al disparar el arma, tanto bajo el agua como al aire libre. Para recargar el arma, el usuario sólo tiene que quitar el cargador cilíndrico entero y poner otro nuevo.

La Mk 1 tiene un alcance eficaz de nueve metros aproximadamente a una profundidad de 18 metros, según Trevithick. También se puede disparar al aire libre, pero, como con la SPP-1M, su alcance y precisión disminuyen considerablemente.

Casi al mismo tiempo que adoptaban la SPP-1 los soviéticos le encargaron al TsNIITochMash que se pusiera manos a la obra con el desarrollo de un fusil de asalto subacuático. Simonov volvió a dirigir los trabajos de diseño del arma que finalmente desembocaron en lo que se vino a llamar APS.

El fusil de asalto subacuático APS, de aspecto similar al del fusil AK-47, cuenta con un sencillo diseño compuesto por 42 piezas únicamente. Dispara dardos de acero de 5’66 por 120 milímetros que se alojan en un cargador de 26 dardos, según lo escrito por Chris Eger en Guns.com. Puede disparar a una cadencia de hasta 600 dardos por minuto, bajo el agua o al aire libre. Sin embargo, como con la SPP y la Mk 1, el cañón del APS es de ánima lisa. Resulta tremendamente eficaz bajo el agua pero prácticamente inútil al aire libre.

La Armada soviética adoptó el APS en torno a 1975. Este fusil también entró en servicio en otros países del Pacto de Varsovia, según Eger.

Fusil de asalto subacuático APS con uno de los dardos que dispara. Foto de Remigiusz Wilk, por cortesía de Wikimedia Commons.Fusil de asalto subacuático APS con uno de los dardos que dispara. Foto de Remigiusz Wilk, por cortesía de Wikimedia Commons

El interés ruso por las armas de fuego subacuáticas continuó tras la caída de la Unión Soviética y el fin de la Guerra Fría a pesar de la limitada utilidad de estas armas.

En 2013 el fabricante de armas ruso KPB anunció que había diseñado el primer fusil de asalto anfibio que resultaba eficaz tanto bajo el agua como al aire libre. Lo único que tienen que hacer sus usuarios para pasar de disparar al aire libre a disparar bajo el agua es cambiar entre un cargador con munición tradicional y un cargador con munición especial.

En lo que respecta a su munición especial, el fusil de asalto anfibio ADS marca un punto de inflexión respecto a las demás armas de fuego subacuáticas, ya que dispara proyectiles en lugar de dardos.

“Nuestros ingenieros encontraron una forma totalmente novedosa de estabilizar un proyectil que se desplaza a través del agua,” indicó Maxim Velmezev de KPB al medio informativo The Christian Science Monitor en 2013. “Cuando se dispara, una burbuja de aire rodea al proyectil.”

Como apuntaba The Christian Science Monitor, la ciencia tras la burbuja que se genera alrededor de los proyectiles del ADS probablemente se base en la misma tecnología que permite al torpedo soviético Shkval generar una burbuja alrededor de sí mismo mientras avanza a través del agua. Esta burbuja produce una supercavitación que permite que el Shkval se desplace a una velocidad impresionante de hasta 370 km/h [230 millas por hora].

La burbuja de gas que rodea al proyectil de la muninión especial del ADS al disparar bajo el agua genera un tipo de supercavitación similar que protege al proyectil de la fricción que normalmente frena a los proyectiles bajo el agua. Esto permite que el ADS tenga bajo el agua un mayor alcance y precisión que todos sus predecesores.

El alcance eficaz bajo el agua de este fusil es de unos 25 metros a una profundidad de 30 metros y 18 metros a una profundidad de 20 metros, según la información de Russia Today.

Fusil de asalto anfibio ADS dentro de un acuario durante la Exposición Internacional sobre Seguridad Interpolitex de 2013 en Moscú. Foto de Vitaly V. Kuzmin, por cortesía de Wikimedia CommonsFusil de asalto anfibio ADS dentro de un acuario durante la Exposición Internacional sobre Seguridad Interpolitex de 2013 en Moscú. Foto de Vitaly V. Kuzmin, por cortesía de Wikimedia Commons

El ADS pesa 4’6 kilogramos junto con un lanzagranadas de 40 milímetros opcional montado en el arma. No existe información disponible sobre cómo funciona bajo el agua. Al aire libre dispara cartuchos de 5’45×39 milímetros a una cadencia de hasta 800 disparos por minuto y tiene un alcance eficaz de 500 metros.

“Los ingenieros creen que su eficacia y precisión es comparable a la del legendario AK-47, cuando no superior,” según se afirmaba en Russia Today.

Ya en 2013 KDP aseguraba que el ADS había superado con éxito las pruebas de unidades especiales de la Armada rusa y que estaba listo para su entrada en servicio e incluso su venta en el mercado internacional. Desde entonces no se ha sabido mucho más de él.

Traducido por Jorge Tierno Rey, autor de El Blog de Tiro Táctico.


  • 100% ad free experience
  • Get our best stories sent to your inbox every day
  • Membership to private Facebook group
Show your support for continued hard hitting content.
Priced at $19.99 per year, the first 200 people to sign up will receive a free War is Boring T-Shirt.
Become a War is Boring subscriber