Así es cómo las Fuerzas Especiales estadounidenses podrían destruir al Estado Islámico

Malcolm Nance, militar retirado especialista en inteligencia, pretende que una fuerza conjunta estadounidense-árabe merodee tras las líneas enemigas

Así es cómo las Fuerzas Especiales estadounidenses podrían destruir al Estado Islámico Así es cómo las Fuerzas Especiales estadounidenses podrían destruir al Estado Islámico
Actualmente Washington está desplegando más soldados para luchar contra el Estado Islámico. El pasado 1 de diciembre el Ministro de Defensa estadounidense [Secretary of... Así es cómo las Fuerzas Especiales estadounidenses podrían destruir al Estado Islámico

Actualmente Washington está desplegando más soldados para luchar contra el Estado Islámico. El pasado 1 de diciembre el Ministro de Defensa estadounidense [Secretary of Defense], Ash Carter, anunció que el Pentágono iba a desplegar en Irak una “fuerza expedicionaria especializada en targeting” [specialized expeditionary targeting force] integrada por 200 comandos estadounidenses.

Según Carter, los soldados “llevarán a cabo incursiones [raids], rescates de rehenes, obtención de información y captura de líderes del ISIL” así como “operaciones unilaterales en Siria.”

Las fuerzas de élite estadounidenses ya llevan tiempo operando en Irak y Siria y más operaciones no suponen ninguna sorpresa. Pero ¿qué van a hacer en concreto estos soldados? ¿200 comandos pueden cambiar el rumbo de la guerra? Según Malcolm Nance, oficial retirado especialista en inteligencia de la Armada estadounidense y experto en contraterrorismo, esos soldados podrían marcar toda la diferencia.

Nance no es ajeno al terror islámico, sobre el que literalmente escribió el manual, y reside en Oriente Medio desde hace 10 años, viviendo su entorno de primera mano. Dice tener un plan que cambiaría la dinámica de la guerra. Empieza por desplegar comandos estadounidenses.

“Es necesario dar rienda suelta a las fuerzas de operaciones especiales en Irak,” comenta Nance a War Is Boring. “Tienen que actuar con cierta libertad.”

WIB icon

Pero Nance afirma que Estados Unidos no puede hacerlo solo. Las fuerzas de operaciones especiales estadounidenses necesitan aliarse con las fuerzas especiales iraquíes, el Ejército Libre Sirio (ELS) [Free Syrian Army (FSA)] y los combatientes kurdos. Hasta cierto punto eso ya está sucediendo, explica Nance, pero tiene que suceder más para que su plan funcione.

“Lo que tenemos que hacer es conjugar los mismos números de fuerzas entre si, cuando no en una relación de tres a uno, de tal forma que haya tres iraquíes por cada soldado de operaciones especiales estadounidense, y a continuación empezar a llevar a cabo operaciones no convencionales en la retaguardia del ISIS.”

La raíz del problema es que la coalición liderada por Estados Unidos se basa principalmente en las tropas terrestres iraquíes, que carecen de creatividad táctica. “Las fuerzas iraquíes… se enfrentan linealmente contra el ISIS en las ciudades. Todo lo que hacen es machacarse directamente entre sí. El ISIS aprendió a ser asimétrico. Han aprendido a moverse por todas partes y fluir como el agua, pero no les gusta que eso se lo hagan a ellos.”

Según el plan de Nance, una combinación de comandos estadounidenses, iraquíes y sirios se dedicarían a llevar a cabo incursiones nocturnas. “No luches contra el enemigo que tienes justo delante de tu cara,” explica. “Vete a 30-50 kilómetros tras sus líneas y destruye toda su logística durante la noche.”

“Detén todo camión, destruye todo puesto militar, tumba cualquier sistema de comunicación,” explica. “Hazles creer (al ISIS) que cuando caiga la noche ya no habrá fronteras. Sólo tienen las ciudades.”

Nance afirma que al acabar con la infraestructura logística del Estado Islámico se verán obligados a llevar a cabo más patrullas nocturnas. Cuando eso suceda, “el poder aéreo puede imponer su dominio definitivo… tienes que sacar al ISIS de su cascarón tipo estado y obligarles a combatir con movilidad. La mejor manera de lograrlo es a través de estas incursiones.”

A continuación, ha de atacar la Fuerza Operativa de Operaciones Especiales Conjuntas [Joint Special Operations Task Force (JSOTF)]. “Despliega 150 operadores… por medios aéreos en mitad del desierto de Siria oriental. Monta un puesto de operaciones de combate durante uno o dos días y durante la noche actúa y destrúyelo todo.”

“¿Te encuentras con algún puesto militar? Lo atacas. Te dedicas a saltar de posición en posición por todo el Estado Islámico.”

Adiestramiento de soldados iraquíes en Camp Taji. Foto del Ejército de Tierra estadounidense. En la cabecera, operadores especiales (SEAL) de la Armada estadounidense durante un ejercicio de adiestramiento. Foto del Ministerio de Defensa estadounidense.Adiestramiento de soldados iraquíes en Camp Taji. Foto del Ejército de Tierra estadounidense. En la cabecera, operadores especiales (SEAL) de la Armada estadounidense durante un ejercicio de adiestramiento. Foto del Ministerio de Defensa estadounidense

Nance subraya una y otra vez la importancia de contar con las fuerzas iraquíes y sirias en estas incursiones.

“Yo crearía un grupo táctico de operaciones especiales conjuntas panárabe integrado por 2.000 hombres,” explica. “Les daría unos cuantos Ford F-350s de gran capacidad con ametralladoras pesadas… y los pondría a merodear por todo Siria oriental y el noroeste de Irak.”

Nance repetía una palabra continuamente. “Merodear.”

Nance dice que su plan le daría un vuelco a la moral de los combatientes locales y haría que sintieran que son ellos los que llevan la ofensiva. “Si por mí fuera, montaría tres controles [checkpoint] cada noche a las afueras de Raqqa,” añadió Nance. “Todo el que se acercara moriría. De repente el ISIS tendría que dedicar una gran cantidad de recursos a la seguridad de su retaguardia.”

El Estado Islámico es un maestro del impulso y la guerra psicológica. A pesar de las muchas pérdidas humanas, y algunos reveses territoriales, en los últimos meses, muchos sienten que los milicianos todavía tienen la ofensiva. El plan de Nance acabaría con tal sensación y pondría a los extremistas en defensiva, en lo que el Estado Islámico en realidad no es muy bueno.

“Se dedican a plantar IEDs. Eso es todo,” explica. “Los iraquíes combaten de la misma forma lineal, enfrentándose directamente como los toros. Nadie va por el flanco.”

Nance lo atribuye a una falta de imaginación. Ambas partes llevan tanto tiempo combatiendo de esta forma que nadie lo va a cambiar ahora. Pero el plan de Nance pondría en jaque al Estado Islámico en “30 lugares diferentes en 30 momentos diferentes. Les trataríamos de la misma forma que trataron ellos a los iraquíes.”

“En 72 horas se acabaría con toda la historia esa del ISIS como Califato Islámico,” afirma. “No serían más que una serie de ciudades asediadas, sin poder salir a la carretera porque las auténticas fuerzas terrestres iban a destruir, volar y disparar a todo lo que se les pusiera a tiro.”

El militar retirado especialista en inteligencia admite que su plan es muy poco convencional, pero de eso se trata. También explica que la guerra tiene dos frentes, uno en el campo de batalla y otro en la mente de los combatientes. Pretende que el Pentágono tenga en cuenta ambos frentes.

La guerra contra el Estado islámico tiene tanto de conflicto ideológico como de guerra terrestre. EE.UU. puede pasarse todo el día matando combatientes del Estado Islámico que salvo que destruya la ideología apocalíptica del Estado Islámico no logrará la victoria.

Traducido por Jorge Tierno Rey, autor de El Blog de Tiro Táctico.

  • 100% ad free experience
  • Get our best stories sent to your inbox every day
  • Membership to private Facebook group
Show your support for continued hard hitting content.
Priced at $19.99 per year, the first 200 people to sign up will receive a free War is Boring T-Shirt.
Become a War is Boring subscriber