¿A quién asesina el ISIS y por qué?

WIB front February 26, 2017 War Is Boring 0

Combatiente Yezidi en el monte Sinjar. Foto de Matt Cetti-Roberts Entre las víctimas se encuentran clases rivales y enemigos ideológicos por PATRICK BURKE Ruanda, Srebrenica,...
Combatiente Yezidi en el monte Sinjar. Foto de Matt Cetti-Roberts

Entre las víctimas se encuentran clases rivales y enemigos ideológicos

por PATRICK BURKE

Ruanda, Srebrenica, Sinjar, Alepo. Hay toda una generación de catedráticos que han dedicado su carrera a intentar explicar estas masacres.

Sus investigaciones han identificado principalmente tres tipos de grupos armados que cometen tales atrocidades. El primero de ellos es un grupo genocida que intenta exterminar a una determinada población basándose en su identidad de grupo de carácter religioso, étnico o de cualquier otro tipo. Un ejemplo es el genocidio de los armenios por parte de los turcos otomanos durante la Primera Guerra Mundial.

El segundo tipo es un grupo armado que asesina de forma selectiva a aquellas personas que potencialmente pudieran obstaculizar sus objetivos militares o políticos. Este tipo de grupo asesina principalmente a presuntos colaboradores con el enemigo o a combatientes capturados. Por ejemplo, el Ejército de Resistencia Nacional de Yoweri Musevini en Uganda practicó los asesinatos selectivos a lo largo de los años 1980.

El tercero es un grupo que asesina al azar debido a su incapacidad para mantener la disciplina entre sus propias tropas. La Resistencia Nacional de Mozambique resultó tristemente célebre por tales asesinatos.

¿Entonces qué tipo de grupo es el Estado islámico?

Para responder a esta pregunta recopilé informes de Naciones Unidas y creé una base de datos sobre más de 6.000 ejecuciones perpetradas por el ISIS en Irak entre 2014 y 2015. Tomé nota de quién fue asesinado, por qué, dónde y cuándo.

Los datos sugieren que el ISIS es tanto un grupo genocida como un grupo que practica los asesinatos selectivos de aquellos que percibe como amenazas. Sin embargo, las dantescas ejecuciones de civiles a manos del ISIS parecen consecuentes con los intentos del grupo por establecer un califato.

En la actualidad es evidente que el ISIS intentó materializar un genocidio contra la etnia y grupo religioso Yezidi en Irak. Tanto el Ministerio de Asuntos Exteriores estadounidense [U.S. State Department] como Naciones Unidas han llegado a esta misma conclusión. Incluso el propio ISIS lo admitió.

Refugiados yezidi en el monte Sinjar. Foto de Matt Cetti-Roberts

De hecho, los datos que obtuve muestran que los yezidis eran las víctimas civiles del ISIS más numerosas, con un total de 1.209 muertos.

Dejando a un lado a los yezidis, parece que el ISIS asesina principalmente a aquellas personas que considera una amenaza para su califato. Los datos que obtuve muestran que el 76 por ciento de las personas ejecutadas por el ISIS eran o bien combatientes capturados o bien sospechosos de colaborar con los enemigos del ISIS. El 24 por ciento restante eran no combatientes.

Aunque el asesinato de combatientes capturados y colaboradores con el enemigo a una escala tan grande constituye sin duda un delito de lesa humanidad, el hecho de que este grupo represente el 76 por ciento de las ejecuciones de personas no pertenecientes a la etnia yezidi demuestra que por lo general el ISIS intenta identificar a aquellas personas que potencialmente puedan obstaculizar su objetivo final de formar un estado.

381 de los civiles asesinados por el ISIS eran funcionarios del gobierno iraquí y otras élites profesionales. Al parecer la motivación del ISIS radica en borrar cualquier potencial amenaza a su propia legitimidad y relevar a la clase gobernante iraquí con la suya propia.

Por supuesto, decenas de miles de funcionarios del gobierno iraquí vivían y trabajaban en territorio que el ISIS ha pasado a ocupar. ¿Entonces cómo se explican las ejecuciones de tan sólo estos 380 funcionarios y otras élites? Se hace evidente que el ISIS asesina selectivamente.

340 de las víctimas eran funcionarios públicos que trabajaban en la Junta Electoral Central de Irak, que es el organismo “responsable de la organización, desarrollo y supervisión de todo tipo de elecciones y referendos”. Estos asesinatos enviaban una clara señal a la población local de que el Estado iraquí ya no existía.

Las 41 víctimas restantes eran en su mayoría políticos, periodistas e imanes. Curiosamente, casi todos fueron ejecutados después de ser juzgados por uno de los tribunales del ISIS, lo cual parece otro intento del ISIS por construir un gobierno “legítimo”.

El segundo grupo más numeroso de víctimas civiles, 229 personas, lo integran familiares de combatientes tribales. El ISIS secuestró y ejecutó a más de 200 miembros de la tribu Albu Nimr en la provincia de Anbar, al parecer en respuesta a los miembros de esa tribu que combatían contra el ISIS en la provincia.

El ISIS, al igual que muchos otros grupos insurgentes a lo largo de la Historia, asesina a familiares de sus enemigos con el fin de acabar con la resistencia y disuadir a otras tribus.

El ISIS está muy desgastado en Irak. Para llegar a comprender por qué el grupo terrorista tuvo tanto éxito al principio y qué fue lo que provocó su caída final podrían necesitarse años de estudio.

Sin embargo, podemos concluir con seguridad que la selectividad del grupo terrorista en cuanto a quien asesina indica que por lo general dispone de una fuerza de combate disciplinada. También podemos concluir que el ISIS se encuentra profundamente comprometido con su ideología, incluso aunque ese compromiso sirva para alentar a sus enemigos.

Prueba de ello es el intento de genocidio de los yezidis. Los despiadados ataques del ISIS contra los yezidis en el monte Sinjar impulsaron la intervención de Estados Unidos a partir de finales de 2014 que ha resultado fundamental para revertir el avance de los terroristas.

Traducido por Jorge Tierno Rey, autor de El Blog de Tiro Táctico.

  • 100% ad free experience
  • Get our best stories sent to your inbox every day
  • Membership to private Facebook group
Show your support for continued hard hitting content.
Priced at $19.99 per year, the first 200 people to sign up will receive a free War is Boring T-Shirt.
Become a War is Boring subscriber